Donde la literatura y la maldad se toman un té

miércoles, 19 de agosto de 2015

Hablemos de sexo, o... mejor ahorrémosnolo


Recientes acontecimientos han hecho que me decida finalmente a sacar este proyecto de entrada de mi cajón de sastre particular, y lo que en principio iba a ser una única entrada dedicada a divagar sobre Literatura erótica y el abuso y obsesión con el sexo en la sociedad actual (no solo en literatura [erótica y no erótica], también en la televisión, los anuncios, la propia gente por la calle…) se ha terminado convirtiendo en otra cosa.

He decidido crear esta columna.

En principio, y a menos que esto tenga una acogida espectacular y me supliquéis por una mayor frecuencia de entradas [espero que no, tengo ya bastantes novelas horribles cosas entre manos, malditos], esto va a ser una serie de entradas de carácter mensual aproximadamente. Iré sacando artículos conforme se me vayan ocurriendo ideas o me suceda algo en particular de lo que quiera hablar.

Sirva esta entrada a modo de declaración de intenciones y presentación de la nueva sección en el blog. En esta misma página podéis hacerme preguntas, proponerme temas, pedirme opinión… Cualquier cosa que queráis, siempre y cuando esté relacionada con sexo o sexualidad. También podéis enviar vuestras preguntas/sugerencias/insultos al email de las malas hierbas especificando en el asunto «Ortiga habla de sexo», o podéis dejárnoslas en Twitter usando el hashtag #Ortigahabladesexo. Todas las aportaciones se tratarán en el blog bajo pseudónimo (asignado aleatoriamente por mí misma) para preservar el anonimato.

Está bien. Hablemos de sexo.


Al margen de hablar de sexo en la Literatura y de otras cuestiones de carácter más general, esta columna tiene una intención específica de concienciación y visibilidad. Pertenezco a un colectivo tristemente relegado a la sombra que proyecta esta sociedad hipersexualizada en la que vivimos.

Así pues, permitidme que la entrada inaugural de esta sección sea:

Hola, mi nombre es Ortiga y soy asexual.

Y eso no significa:

— que odio el sexo, o

— que tengo un trauma infantil, o

— que estoy enferma, o

— que «eso es que no he encontrado a la persona adecuada», o

— que soy lesbiana y no quiero aceptarlo, o…

Una persona asexual es aquella que no se siente sexualmente atraída ni por hombres, ni por mujeres, ni por ninguna de las variantes intermedias con las que algunas personas se identifican. Simple y llanamente.

Después, cada persona es su propio mundo y, de la misma manera que hay hetero/homo/bisexuales que tienen una mayor o menor libido, también puedes encontrarte asexuales que tengan cero impulso sexual, que estén en la media o incluso que tengan una libido por las nubes. Ser asexual consiste sencillamente en que ese impulso sexual, quien lo tiene, no está dirigido hacia nadie en concreto.

Y, antes de que venga el iluminado de turno a opinar sin tener ni idea y me diga alguna barbaridad (de las que ya he oído y he tenido tiempo de aburrirme), permitidme que os proponga el siguiente ejemplo:

Si eres hetero u homosexual, imagina que te encuentras atrapado en un mundo en el que solo hay personas pertenecientes al sexo por el que NO te sientes atraído. Si eres una mujer homosexual, por ejemplo, estarías atrapada en un mundo poblado exclusivamente por hombres; siendo lesbiana, no te sentirías sexualmente atraída por tus compañeros de planeta y, sin embargo, seguirías teniendo la libido que ya tengas, solo que no estaría dirigida a nadie, porque no existen las mujeres (aparte de ti misma) en ese planeta. Si eres bisexual, imagina que vives rodeado de perros, que tú eres el único ser humano del planeta [si, además de bisexual, te ponen los perros, entonces… ehh… lo siento, pero iugh (pero bueno, mientras la cabra lo disfrute)].

Así es como se siente una persona asexual: puede que tenga una libido, pero no estará dirigida hacia nadie en concreto; no se siente atraído de esa manera ni por hombres, ni por mujeres, ni viceversa [:D].

Se piensa que en torno al 1% de la población podría ser asexual. Ya desde mediados del siglo pasado algunos estudios empezaron a contemplar la opción «el sujeto no se siente atraído por ningún género», y fue para los investigadores una sorpresa descubrir que había de hecho personas que marcaban esa casilla al completar las encuestas. Tal fue la sorpresa, de hecho, que se nos puso la etiqueta "X" y se nos barrió bajo la alfombra con un silbidito. Somos pocos, pero estamos ahí. Siempre hemos estado ahí: ser asexual no significa ser estéril, y claramente nuestros genes han continuado nadando en la piscina genética.

Ese uno por ciento significa que, de los más de 300 usuarios que seguís este infame jardín de maldad, tal vez tres de vosotros seáis asexuales. Lo malo es, hipotéticos hierbajos, que «the odds are not in your favor»; de hecho, las estadísticas están tan poco a vuestro favor que lo más seguro es que al menos dos de los tres ni siquiera sepáis que lo sois: la asexualidad es la «orientación invisible». Muy poca gente sabe que la asexualidad existe, ya ni hablemos de los que la consideran de hecho una orientación sexual válida.

Vivimos en un mundo en el que, si no te gusta el sexo, si sencillamente no le ves el interés, tienes muchas más papeletas de pensar que hay algo que está mal contigo (con o sin ayuda externa) antes de que se te ocurra (por pura ciencia infusa y siquiera de pasada) que eres asexual. Porque: ¿cómo no te va a gustar el sexo?, el sexo es lo mejor, «el sexo es vida», «si tu vida sexual está bien, lo demás no importa»… Porque, si no estás dispuesto a practicar sexo, eres una estrecha o no eres un hombre.

Nadie te obliga a que te guste el dulce.
Nadie debería obligarte a que te guste el sexo.
Algunos seguramente ya me habréis visto en Twitter compartiendo algunos enlaces sobre asexualidad. Llevaba ya bastante tiempo preguntándome qué podía hacer yo (hierbita pequeña e individual) para contribuir a la visibilidad sobre este tema: esta es mi respuesta. Personalmente, considero que es de un importancia extrema que salgamos de este pensamiento enquistado que es «el sexo es vida». El sexo no es un tabú, el sexo no es algo malo, ni es sucio, ni nadie debería sentirse culpable por desearlo o por practicarlo. No obstante, no me gusta vivir en un mundo en el que el sexo se ha convertido en una medida de prestigio social, o incluso de salud, un mundo en el que no querer sexo se ha convertido en motivo de vergüenza, de rechazo y de negación.

Así que, sí, queridos hierbajos: Ortiga va a hablar de sexo, porque puede que tenga pelos en las hojas, pero os aseguro que ninguno en la lengua. Ya va siendo hora de que se pongan los puntos sobre las íes y las tildes donde les corresponda.


Preguntad por esa boquita. Los que os atreváis.



Con amorr,

O.




Si queréis ver el resto de entradas agrupadas bajo este título, pulsad en la etiqueta «Ortiga habla de sexo».

Para el que le interese buscar información por su cuenta, os recomiendo AVEN y la AVENwiki [por desgracia, la cantidad y calidad de información ofrecida en inglés es muy superior a la ofrecida en español ahora mismo].

Os dejo también el enlace a este documental que ya puse por Twitter: (A)sexual.

39 comentarios :

  1. Me encanta lo de que eres lesbiana y no lo aceptas :P Suena muy como las estupideces que la gente re contesta cuando les dices algo que sale de lo que esperan oír.

    Me parece muy interesante esto de la sexualidad. Especialmente cuando dices eso de que algunos podéis tener libido pero no dirigida hacia nadie. Es una de esas sensaciones que creo que son imposibles de imaginar si no la has vivido, como ser ciego de nacimiento, por ejemplo; no sé, no consigo imaginarme cómo puede ser eso de sentir un impulso sexual y que este no haya estado dirigido jamás hacia nadie..., tiene que ser complicado de narices, y no me extraña que, como dices, sea tan difícil para muchos asexuales darse cuenta de que lo son...

    Al margen de esto, yo, como persona sexual, no tengo problema con que la sociedad esté hipersexualizada (que lo está, y cada vez más; solo hay que encender la tele o abrir cualquier libro/revista), pero entiendo que puede ser un coñazo (incluso para la gente sexual).

    Yo te haría mil preguntas, porque ya te digo que me parece un tema fascinante, pero así a bote pronto, me gustaría saber si a un asexual le puede excitar el sexo en sentido abstracto. Quiero decir, un asexual que tengo libido, como mencionas arriba, si se pone una peli y ve a dos personas teniendo sexo (una porno o una peli normal con una escena bonita con su música cursi, o, no sé, lo que sea, algo que conecte con la personalidad de esa persona y el tono que le guste), ¿se excitaría? Así, en abstracto, no porque le atrajeran las personas de la peli, sino la idea de la relación sexual... Es que no sé si me explico, pero en los ejemplos que usas para hablar del tema, la lesbiana de la isla de hombres seguiría excitándose con la idea, aunque sea irrealizable en la práctica, de tener sexo con otra mujer...

    En fin, que ya te digo, me parece un tema interesantísimo y terriblemente complejo, así que estaré encantado de leer en la sombra o a la luz del día (sobre asexualidad o sobre cualquier otro tema).

    ResponderEliminar
  2. Jorge, lo de que soy lesbiana y no lo acepto también me hace mucha gracia personalmente xD Tengo otras apuntadas, esperando en recámara para tal vez utilizarlas en posteriores entradas.

    Respecto a tu pregunta, la contestaré en la siguiente entrada que haga para la sección, así tengo algo más de lo que hablar =)

    ¡Gracias por el interés!


    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  3. Me parece procedente y necesario que se hable de asexualidad ❤. Yo no tengo muy claro qué soy y no sé si quiero ponerle nombre, pero estoy CANSAÍCA de la sobresexualización de la sociedad en general y de sentirme una frígida estrecha cuando... no.
    Yo voto por más entradas como esta ❤ y estaría chupiguay también hablar de otras terminologías chungas sobre la grissexualidad, la demisexualidad y toda la pesca.

    :D

    ResponderEliminar
  4. Saludos.

    Hace tiempo que sigo el blog (me parece maravilloso y me río mucho con vuestras entradas literarias), pero este tema me ha motivado finalmente a comentar, aunque lo haga de manera anónima. Me parece de sumo interés, ya que aunque no me identifico o no creo identificarme con una etiqueta de "asexualidad" (la verdad, no tengo seguridad), el tema, sin duda, me ha llamado la atención desde que, hace poco, lo descubrí.

    Reitero la pregunta de Jorge, ya que su respuesta me interesa muchísimo. Lo de no sentir impulso sexual hacia ninguna persona en concreto, independiente de su género, no es, la verdad, algo tan extraño de experimentar. La idea contraria se me hace mucho más difícil de comprender.

    Además, aunque esto, seguramente, entra ya en un tema más "fetichista" o de filias, me gustaría pedirte la opinión respecto de la figura del sadismo. Obviamente, entendido en una forma seria y no como se ha retratado tan miserablemente en la literatura de moda. ¿Es sádica solo la persona que se excita causando dolor ajeno? ¿Cómo se etiquetaría alguien que se excita con escenas en donde se cause daño a una persona, pero no tenga el deseo de causarlo él mismo? ¿Qué opinas tú de la práctica? Lo pregunto solicitando tu opinión personal y no buscando información objetiva o clínica.

    Seguid siempre con el buen trabajo y gracias por compartir esta entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Te escribo para expresar apoyo. Soy seguidora habitual, pero prefiero no revelar mi identidad xd
    Yo no tengo muy claro si soy asexual o no, porque sé perfectamente a lo que te refieres con lo de la libido que no se siente dirigida hacia nadie, pero también he sentido atracción sexual hacia determinadas personas, hombre y mujeres a lo largo de mi vida. Supongo que me muevo en el espectro de la grisexualidad o la demisexualidad.
    Por cierto, estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de que la sociedad está hipersexualizada, es agotador y muchas veces está acompañada de una hiperomantización, que es lo que personalmente me pone nerviosa. Hay pelis románticas que me ponen los pelos de punta y no precisamente por lo buenas que son sus historias.
    Un beso :)



    ResponderEliminar
  6. La hiperromanticación llega a resultar sin duda agotadora, coincido contigo anónimo. Más aún porque la mayor parte de historias románticas que se nos presentan hoy en día están construidas básicamente sobre nubes de algodón de azúcar: los implicados no saben nada el uno del otro, acaban de conocerse hace cinco minutos y, no obstante, ya saben que están hechos el uno para el otro. Puaj. Buscaos un hotel y dejad de intentar venderme que la leche es color rosa. Tal y como yo lo veo, esos lo que tienen es un calentón y mucho pajarraco en la cabeza.

    Quizá tenga tiempo de hablar de esto en alguna entrada, en algún momento. Si a alguien le interesa leer opiniones sobre esto, os recomiendo el blog The Thinking Asexual (en inglñes, claro), que tiene también entradas dedicadas al arromanticismo. No estoy 100% de acuerdo en todos los temas con el autor de este blog (o... ¿autora? Ahora mismo no estoy segura), pero tiene cosas que me parecen personalmente muy interesantes.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto (y por que quede claro), todas las preguntas que me hagáis aquí y que no conteste directamente en algún comentario, conste que es porque pretendo contestarlas tranquilamente en una entrada, no porque os esté ignorando vilmente. Sed pacientes conmigo. Quiero dedicarle a esto el tiempo que necesite.


    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Estoy muy de acuerdo con que cuando te sales de la norma piensas antes que te pasa algo malo que que hay una explicación, así que te lo pregunto (si no es demasiado personal) como se puede saber? Hablando con un profesional? Leyendo? Hay cosas comunes en todos los casos? Lo pregunto, porque hasta que encuentras la luz, tiene que complicado

    ResponderEliminar
  9. Me encantará esta nueva entrada, sobretodo porque también estoy harta de la hipersexualización de la sociedad. En la adolescencia era de las primeras en encontrar el doble sentido de las cosas, pero coño ya no soy adolescente. Y el mundo sí, la sociedad parece en una especie de adolescencia permanente, como si estuviese aún librándose de la mojigatería de la edad victoriana. Que por cierto, las novelas basadas en esa época son de las que más sexo tienen, irónicamente, por eso me sorprendieron y encantaron las obras de Julianne Donaldson. También están los libros "eróticos" actuales que me repugnan, directamente. Y eso puede pasar ya seas asexual o sexual, lo que hay que tener es criterio...
    Están haciendo preguntas interesantes, estaré atenta para el próximo mes ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ortiga.
    Os sigo desde hace ya muuucho tiempo en el blog por las entradas de críticas, me he quedado un poco sorprendida (gratamente) al encontrarme con este post.

    Yo no creo que sea asexual del todo....pero me lo he preguntado muchísimas veces. Creo que me encuentro más encasillada en el término grisexual, a caballo entre demisexual o hiposexual. En fin, todo esto parece una sopa de letras. Y no estoy segura de si me gusta que se hayan hecho tantas etiquetas. Parecemos (los seres humanos) extraordinariamente obsesionados con encajar en algún grupo y si no existe lo creamos para sentirnos mejor. En fin, somos como somos. Algunos comen más, otros comen menos, algunos sienten mucha excitación, y otros sentimos menos.

    Yo no siento atracción sexual por casi nadie. Puedo sentir cierto placer sexual ante un contacto, al tener sexo, porque tengo unas terminaciones nerviosas que así me lo hacen sentir. También siento atracción cuando estoy muy enamorada de alguien. Esto último me hizo pensar que quizá era demisexual, pero jamás he sentido esa atracción por amigos íntimos, de hecho, yo tuve un amor de esos a primera vista y sentí mucha atracción por él, y además el chico era muy feo, sí, feo, feo. Objetivamente lo era. Pero me atraía muchísimo y le quise muchísimo.
    Pero no veo un tío y pienso "oh diosssssssss" como hacen mis amigas. Y eso me hizo sentirme muy excluida en la adolescencia. Donde pareces ser "rara" por no compartir los gustos o esa atracción. O te consideran "tremendamente exigente" y un largo etécetera.
    Después de salir con este chico (feo) tuve una especie de boom, ligaba mucho, con tíos que estaban muy bien (objetivamente) pero por los que no sentía nada. No me atraían. Sentía continuamente la presión de mis amigas, del tipo "Tía, con lo bueno que está este chico, ¿cómo le rechazas? sí hasta te saliste con el feo ese". ¿Cómo les explicaba yo que el feo ese me atraía y que el tío bueno no? Ellas no iban a entenderlo.
    La mayor parte de las veces que me lié con alguien fue bebida, esto era porque, extrañamente, sí que creía sentir atracción por algunos chicos cuando estaba bebida, pero ah, al día siguiente cuando el alcohol se iba no quedaba nada. Sólo vergüenza y una extraña sensación de vacío.
    Y es eso...sé, por ejemplo, que no soy lesbiana porque sólo me he enamorado de chicos. Pero reconozco con la misma objetividad la belleza en una chica que en un chico, y la mayor parte del tiempo me resultan igual de indiferentes.
    Es por eso que esta sociedad tan sexualizada me hace sentirme ajena. El boom de la literatura erótica, también. Que a mí, como escribía Jorge por ahí arriba, por ejemplo, sí que me excita la idea del sexo, leer sexo (bien escrito) puede llegar a resultarme excitante (muy rara vez), pero apesta mirar a todas partes y ver sexo hasta en los anuncios de productos para limpiar la cocina.

    (cont...)

    ResponderEliminar
  11. cont (...)

    En fin...yo siempre me he sentido muy rara, creo que ser completamente asexual tiene que provocar una incertidumbre similar, o peor.
    En mi pandilla, por ejemplo, no han sido pocas las chicas que se han liado con el novio de una amiga, o que han salido con el ex de una amiga. Yo esas situaciones no las entendía. Existiendo tantos tíos por el mundo ¿por qué él? ¿Por qué alguien que ha estado o está con tu amiga? No lo entendía. Y ahí entra esa parte llamada excitación que algunos consideran irrefrenable y que yo apenas siento.
    También provoca muchos problemas de pareja. Ya he dicho que sí siento excitación cuando me tocan, o por la persona que quiero. Pero no la siento, per se. No estoy sentada en el sofá y pienso "me apetece sexo", no me pasa. Si me tirara meses o años sin sexo no lo echaría en falta. Mis amigas sí. De hecho, si llevan más de X tiempo sin tener sexo hasta tienen peor humor. Y esto puede provocar muchos problemas de inseguridad. Ya le he explicado a mi novio que el problema no es suyo, que es mío. Incluso le he hablado de la demisexualidad. Pero a la gente le gusta sentirse deseada. Le cansa ser él siempre el que tiene la iniciativa y cree continuamente que me es indiferente. En fin, que provoca muchas frustraciones en las relaciones. Si bien, creo que mi novio con los años ha aprendido a entenderme. Luego también tiene su lado bueno. Las probabilidades de infidelidad son prácticamente inexistentes al no sentirme atraída por casi nadie.
    Lo peor es cuando te dicen lo que ha dicho Ortiga antes: mi mejor amiga siempre me decía que aún no había encontrado "el chico adecuado", o que quizá mi novio "lo hacía mal" Y tengo una amiga que me dijo que yo tenía actitud de lesbiana, que no la fallaba el radar e_e, y otra que me dijo que quizá era bi, y así, vamos, que nadie es capaz de entender que tu deseo sea mínimo. Para ellos tiene que haber siempre alguna explicación.
    Para mí lo que importa en una pareja, es el amor. En mi caso siempre he dicho que quiero a los chicos que me gustan como quiero a mi familia. Eso ha desencadenado siempre muecas raras en mis amigas. Supongo que la diferencia es esa, el deseo, la atracción. Pero si se la quitas queda el mismo tipo de sentimiento (creo). En fin, cuando hablo con la gente y ellos me dicen que el sexo es una de las partes más importantes de una relación me quedo a cuadros, mi novio también lo piensa. Para mí no puede haber nada menos importante. Una vez, en una conversación rara con mi novio (un amigo mío acababa de quedarse en silla de ruedas y su novia...pues le había dejado) hablábamos de qué haríamos si la otra persona se quedara en silla de ruedas. Yo le dije a mi novio que yo no le dejaría, porque le quiero como persona. "¿Y el sexo?" me dijo él "tendría que estar contigo sabiendo que tiras a otros". Esta conversación fue antes de que le confesara mi casi-nula-atracción por el sexo. Yo le dije "no me tiraría a otros, no me haría falta". Y él no lo entendió.
    En fin...supongo que la sociedad está tan sexualizada porque la mayoría de los seres humanos están muy sexualizados, y porque esa estrategia de marketing funciona, al fin de al cabo.
    Ains, acabo de usar tu post para desahogarme. Pero es que es la primera vez que se habla de este tema en un lugar tan "cercano" para mí como es este blog. Además, el botoncito de anónimo siempre ayuda. Me siento bien confesando todo esto. Creo que puedo ayudar a que alguien que esté en mi misma situación por lo menos no se sienta tan extraño. Gracias Ortiga por tu post, y por ser tan valiente de confesarlo abiertamente. Saludos hierbajas.
    Pd/Puede haber muchas faltas de ortografía, temo que si reviso el comentario empiece a avergonzarme de decir ciertas cosas y las borre. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Nunca hubiera imaginado que esto fuese a tener tan buena acogida, y muchísimo menos que tanta gente se manifestase declarándose perteneciente al espectro de asexualidad (gris-sexualidad, demisexualidad y toda la pesca).

    Me habéis hecho una mala hierba muy feliz, de verdad =)

    ResponderEliminar
  13. A partir de todos los comentarios que estoy leyendo y algunas conversaciones que he tenido últimamente, me empiezo a preguntar si realmente estamos tan hipersexualizados, o solo se está generando una falsa sensación de eso para vender, libros, pelis y hasta una viagra femenina para aquellas que "no tienen suficiente líbido"

    ResponderEliminar
  14. Hasta el año pasado yo creía ser asexual y todos a los que le decía me veían como bicho raro, amo a mi novio y en ese entonces ni por él sentía atracción sexual, pero al final de a poco me hizo desearlo y me dije "bah, tal vez soy hetero", pero no me atraía nadie más ni un poco, hace un mes mi hermana me mostró una imagen con seis sexualidades, había una que no conocía "demisexual" así que en mi caso si era la opción "no ha llegado la persona indicada".

    Bueno, al final no soy asexual, pero creí serlo mucho tiempo y sufrí porque nadie lo entendía, mi madre quería ver, incluso, si tenía problemas hormonales. Por todo esto te mando apoyo a la causa de que hagas conocer más el término.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Qué entrada interesante, yo no sabía que existía algo llamado asexualidad. Supongo que existir existe todo, pero hasta que no le ponemos nombre no nos damos cuenta de que está ahí...

    También me abruma bastante la "hipersexualización", y después de leer esta entrada me he planteado si no tendré yo algo de asexual. Porque sí que me he llegado a sentir bicho raro oyendo a la gente decir "qué bueno está ese/esa, menudo culo, menudos pechos, etc etc". No soy del tipo de gente que se vuelve loca con esas cosas, la verdad. Cuando me fijo en alguien voy un poco más a la parte romántica/espiritual que a la sexual/física...

    Bueno, a ver qué nos sigues contando en otras entradas.

    ¡Un saludo!

    PS: No sé si alguna vez he comentado por aquí, aunque os sigo hace tiempo porque me encanta lo criticonas que sois. :P

    ResponderEliminar
  16. A mi me tienen algo cansada la sobresexualización en todo: libros, películas, series,música,arte...todo. También me agota que la mayoría de las novelas "románticas" te meten el sexo por donde sea. Quizás por eso sigo prefiriendo leer los clásicos, y no es que sea una romántica al cubo, no, es que creo que ya me saturé.
    Soy casada, y digamos que "normalita" en cuestiones sexuales, pero te puedo asegurar que hay días en el mes o períodos de mi vida en que me siento asexuada, tengo líbido, pero no siempre a disposición de mi marido (o de nadie mas) no tengo pudores ni trancas con el sexo, es para mí lo mas normal, pero mas que el "instinto"prima en mí el "sentimiento" en la relación de pareja, el sexo complementa y forma parte de un todo compuesto por otras cosas... no sé si se entiende mi idea...pero yo entiendo perfectamente lo Ortiga explica en esta entrada, si existen las personas asexuadas. Así como hay mujeres sin instinto maternal, hay personas sin instinto sexual para con nadie.
    Interesante tema y estaré pendiente de las entradas relacionadas con el tema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Me va a encantar esta sección. Soy de la opinión que el apocalipsis zombie ya ha llegado, y es en forma de gente cachonda que se mueve llevada por la energía que emana de su entrepierna xD Somos algo así como 1984, pero al revés: con la Liga Pro-Sex en vez de la Anti-Sex. Y durante un tiempo creí que era asexual, lo confieso, cuando me enteré de algo así existía me asusté muchísimo (de qué, no sé), luego pasó el tiempo y me di cuenta de que en mí las etiquetas son algo difícil. Amo a mi novio, con todo mi ser, pero el sexo nunca fue ni va a ser la cosa más importante en mi vida. Supongo que eso, en una sociedad hiper estimulada como la nuestra, ya no entra en ese ideal que nos venden, así que aprendí a aceptarme y a exigir respeto a mis tiempos.
    Lo que me da más pena es ver esos estímulos también en los programas para niños, juguetes y películas. ¿Será que siempre fue así, en nuestra época también? La hiperromantización también es molesta, en especial por el lugar en el que nos deja a las mujeres en las relaciones vendidas como ideales. En fin, qué lindo ver que somos varios por acá.

    ResponderEliminar
  18. Para mí también ha sido una grata sorpresa esta entrada y yo tampoco sé si seré asexual o alguna otra palabreja, pero lo que puedo asegurar es que jamás me he sentido atraída por ninguna persona de mi entorno. Como decían en otros comentarios, sí me excita la idea abstracta del sexo y esto incluye a los hombres para mí inalcanzables (actores, modelos...), algo como para quedarme de espectadora. La idea de "participar" se me hace extraña, y durante mucho tiempo me aterraba la idea de tener que llegar a hacerlo porque eso es lo que se hace. Afortunadamente al final llegas a cierta edad y te das cuenta de que no "tienes" que hacer nada, y que si no te atrae nadie no tienes que acostarte con cualquiera. Es un placer comprobar que hay otras personas si no en mi misma situación, en alguna parecida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. A mí sí me ha ayudado el "anónimo" del tochopost. Gracias por hacerme saber que no estoy sola, me identifico contigo en muchos aspectos (en algunos hasta me parecía que me leía a mí misma). Y también pensé ser asexual pero creo que si tengo que identificarme, etiquetarme, categorizarme (por alguna razón tengo que ser segregada), sería grisexual: en ocasiones sapio, en otras lithsexual y siempre demisexual. Me da que esta sección va a ser como un gabinete de autoayuda a este paso jaja.

    ResponderEliminar
  20. Creo que me va a encantar esta sección. Hace relativamente poco que descubrí que había otras sexualidades (o ausencia de ellas) y me parece un tema muy interesante. Personalmente, no sé en qué categoría entraría, pero creo que estaría entre la demisexualidad y la hiposexualidad.

    Lo único que se me ocurre de momento preguntarte es: ¿cuáles son las cosas que consideras los "pecados capitales" de la erótica actual? Cosas que te hacen sangrar los ojos y cómo podrían cambiarse o evitarse. No se me ocurre nada que preguntarte sobre la asexualidad, lo siento.


    @Dead: te recomiento que leas este artículo: http://verne.elpais.com/verne/2015/07/22/articulo/1437569951_227184.html

    Esto es sólo una anécdota, pero justo el otro día compré una revista y al abrirla vi un anuncio de bañadores y bikinis con el eslogan "Tras hacer deporte, relájate con una ducha templada". En la imagen, dos chicas jóvenes abrazadas, una de ellas en topless, con las manos metidas en la entrepierna de la otra. Y no, no se estaban duchando. ¿Es necesario mostrar a dos chicas masturbándose para vender bañadores? Podrían haber elegido una pose distinta, digo yo. o_O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, eso es a lo que me refería pero llevándolo un poco más allá. Con qué criterio eligen (siguiendo este tema) qué es la normalidad en el sexo: frecuencia, líbido, pareja, edad, lo que sea? En qué lugar quedan las personas que se salen de esa norma? Cual es la intención.
      No sé si me estoy saliendo del tema, pero viendo las reacciones al post de Ortiga, está claro que hay mucha gente que no se siente cómoda o al menos, idéntificada con todo esto.
      Gracias por el artículo!

      Eliminar
  21. Leer estas cosas me parece de lo más interesante porque me recuerda que existen otras perspectivas, totalmente diferentes a las mías. Es increíble como un@ asume que lo propio es lo normal y no se da cuenta. Creo que este tipo de posts es necesario para enseñar que las etiquetas a las que nos acostumbran son inadecuadas y que la sexualidad humana es mucho más compleja de lo que nos hacen creer.

    Cyn, se parece más a Un Mundo Feliz que a 1984, con las "orgy-porgy" y esas cosas ;)

    Por cierto, lo que cuenta ronsel es un ejemplo gráfico del vacío craneal de que adolecen los publicistas, sin contar el de la empresa que aceptó semejante publicidad. Lo que voy a decir va en contra de mi filosofía, pero se merecen ser quemados en la hoguera. Por machistas y pajeros :P

    ResponderEliminar
  22. Hola, Ortiga

    Felicidades por tu valentía para hablar de tu manera de concebir (o no) el sexo. Estoy de acuerdo con muchos comentarios en que parece que lo que se salga de la línea mayoritaria tenga que ser una enfermedad o desviación, y eso no me parece correcto, pues ¿dónde se habrían tenido que catalogar los genios de épocas pasadas que, en muchos casos, plantearon y tuvieron pensamientos y sentimientos completamente diferentes a los normales de su época?

    Por otro lado, yo también vivo las consecuencias de la hipersexualización a la que estamos sometidos, y lo hago sobretodo desde mi faceta de profesor de adolescentes. He conocido casos en mis clases de chavalas de dieciocho años que ya habían abortado más de una vez, de chicas que sentían fatal por no tener novio ¡a los 16 años!, como si todo el mundo tuviera que tenerlo a esa edad, y también he tenido chavales que con dieciocho años se creen con el derecho a decidir con quién se ha de sentar su novia en clase o con quién puede hablar y con quién no.

    En fin, creo que estamos un poco como en "Un Mundo Feliz", abotargados con tantos impulsos de placer vacíos y superficiales. Supongo que estamos en un extremo del péndulo de la historia, y acabaremos yendo a parar al otro con toda seguridad.

    ResponderEliminar
  23. Muy interesante la entrada. Yo sinceramente me encuentro en una especie de cuerda floja y confusión porque ni sé lo que soy, ni tengo prisa por enamorarme/tener relaciones de ninguna clase ni tampoco siento especial interés (que no significa que no me haya enamorado o sentido algo). Desde mi punto de vista, han salido tantos términos para distinguir a las personas que creo que muchos de nosotros podemos estar algo perdidos. Empiezo a leer términos como "asexual", "bisexual", "arromántico", "pansexual" y de repente no sé qué soy.

    Sinceramente, creo que es bastante triste que existan tantos conceptos para distinguir a las personas por sus inclinaciones sentimentales, sexuales o amorosas, por su líbido o por su falta de, es como.... no sé, ¿qué problema hay en que cada uno sea como eso? Como bien dices tú, ser asexual no es nada malo. Yo tengo amigos asexuales, bisexuales, homosexuales, heterosexuales, y sus inclinaciones no me importan. ¿Por qué parece que, sin embargo, el tema de lo que haga uno con su vida privada le importa tanto al resto? No sé si termino de explicarme. Como he dicho antes, me es un tema algo confuso. A mí me gustaría pensar que soy asexual, pero tampoco quiero asegurar nada con lo confuso que me resulta todo.


    Igualmente, tienes mucha razón con esto, y viéndome que estoy más perdida que niño desorientado en supermercado tras perder de vista a su madre, pido por favor, sí, sí, danos clases de sexo y sexualidad, pues no solo va a servir muy bien para las clases literarias (A mí no me jodan, el sexo puede molestar y hasta hacer daño, no vengan ahora personajes literarios con una taladradora en vez de....bueno), sino también para la cultura sexual general, lo cual yo te voy a agradecer pero que muchísimo.

    Un abrazo venenoso o algo asín.

    Alex

    ResponderEliminar
  24. Yo solo vengo a decir que CHOCALA que yo también soy ace (?) que vivan las tartas fyeah en realidad ne considero grissexual pero es que prefiero simplificarlo porque solo me he sentido sexualmente atraída por una SOLO UNA persona en toda mi vida y era cuando tenia 18 años... Que me vas a contar. Ni siquiera recuerdo como es eso xD
    En fin me ha gustado mucho la entrada, aunque yo si soy sex repulsed no todo en mundo lo es, ni es una enfermedad ni nah... Asexuales del mundo REUNIOS.
    Bueno me piro que se me va la pinza.
    Un saludo <3

    ResponderEliminar
  25. Llámame tonto pero yo lo entendía más bien al revés de lo que has explicado así que gracias por la explicación. Aunque sigo sin entender como funciona la imaginación de alguien asexual. Cuando se despierta la libido qué pasa por su mente? Qué cosas se imagina? Ay que misterioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contestando a Mugen. Mi experiencia es como de estar viendo una película, puedo pensar en un hombre que me gusta con otra persona, o recrear una escena de ficción. Nunca soy yo la protagonista ni pienso en una persona sola, si alguna vez lo he intentado me aburro y se me va la mente a otra cosa. Este es mi caso, yo personalmente siento una especie de fascinación por las relaciones sexuales como otra persona puede sentirla por el boxeo pero sin interés en practicarlo.

      Eliminar
  26. Yo no soy asexual, pero si que soy arromantica y es algo que me costo mucho descubrir la verdad, de hecho conozco las dos orientaciones gracias a twitter (en serio) por una cuenta feminista llamada scumgirls que trata estos temas y esta bastante bien.

    ResponderEliminar
  27. Siendo sincera, creo que nunca había leído una explicación tan genial de qué es ser asexual. Estoy completamente de acuerdo en lo que comentas sobre que el sexo se ha convertido en una completa obsesión en nuestros tiempos, y una forma de medir lo exitosa que es tu vida. A mí el sexo es un tema que siempre me ha llamado la atención, así que estaré atenta a esta columna, seguro que leo cosas muy interesantes.

    Un beso, bonicas =)

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias por visibilizar este tema. También soy asexual, de esos que no es que no dirijan su deseo hacia nadie sino que directamente no tienen deseo, y arromántico.

    Tengo cuenta pero no la uso porque estoy muy metido en el armario y tengo demasiado miedo de salir. Ya he sufrido que me consideren enfermo y que lleguen a medicarme y darme tratamientos con hormonas y terapia para intentar "volverme normal (con deseo) y recuperarme de mis trastornos y barreras mentales (que supuestamente me impedían aceptar el amor por algún tipo de miedo patológico)".

    Te agradezco mucho que hagas llegar estas cosas a más personas. Ojalá así nadie mas pase lo que yo por ser como és.

    ResponderEliminar
  29. Pues creo que está bien que reconozcas lo que eres (¿o puede que pegaría más decir "lo que no eres"?) Da igual, el caso es que está bien que expliques todo esto, lo que pasa es que aún tengo dudas acerca del tema de la sexualidad, provocadas por comentarios previos al mío, y es que no sé qué es eso de ser grisexual (o como se escriba), demisexual, arromántico (de eso puedo hacerme una idea, pero no lo tengo del todo claro), y pansexual. Es más, creo que es la primera vez que oigo hablar de esos vocablos.

    Sinceramente, si eres asexual, ¿por qué tiene que ser eso que seas lesbiana pero no lo reconozcas, que tienes un trauma, o cualquiera de las cosas que has mencionado? ¿No es posible que no te atraiga nadie? Me has hecho recordar mi adolescencia y mi época de 1º-2º de la E.S.O. porque casi todas mis compañeras de clase hablaban constantemente de que si les gustaba este o aquel, que si este es guapo, que si no sé qué... Mientras tanto, yo iba a la mía. Me tenían harta, parecía que solo sabían hablar de eso, así que pasaba de esas charlas de cotilleo que tarde o pronto salían. Las odiaba y me cansaban. Créeme si te digo que podían llegar a ser muy, pero que muy pesadas.

    Atte, E.

    ResponderEliminar
  30. Wow Este es el primer blog/entrada/lo que sea en el que dan una definición de sexualidad con la que me siento reconocida, personalmente me he asociado más con los grisexuales (ya saben alguna atracción sexual de vez en cuando) pero nunca la había sentido vinculada a nadie. Así que creo que después de leer esto... Ya no sé si decirme gray o ace... Diablos haha. Aun así es genial que la gente empiece a tomarle importancia a todas las minorias que a veces incluso la comunidad LGBT decide ignorar ><

    ResponderEliminar
  31. Me parece la mar de normal la existencia de la asexualidad (esperare con interes su compatibilización con el libido), de hecho pienso que muchos (a mi me ha pasado) hemos pasado épocas "asexuados", como no veo raro la autosexualidad y, por que no, la hipersexualidad.

    Lo que ya no tengo tan claro es que para defender nuestra postura asexual se tenga que criticar la hipersexualidad, es ese punto donde puede asociarse a la asexualidad con posiciones "mojigatas" en lugar de posiciones planamente meditadas y asumidad.

    La asexualidad es una opción como otra cualquiera, es una decisión personal, pero eso no implica que otros adopten otras incluso la hipersexualidad.

    Respecto al romanticismo pienso que hoy día se encuentra demasiado centrado en el "enamoramiento" (entendido como atracción física, sexual) en detrimento del "conocimiento", de la confianza mútua, de la facilidad de la comunicación, de la capacidad de compartir, de intimida... que compondrían la parte de "amistad" o "camaradería" que creo han de formar parte del concepto de pareja, al menos de pareja estable.

    ResponderEliminar
  32. Creo que se están mezclando conceptos, César.

    1. Cuando hablas de "hipersexaulidad" (contraponiéndola a la asexualidad) me da la sensación de que en realidad estás hablando de una persona con una libido alta (o quizá una persona con una vida sexual muy activa). No tiene nada que ver una cosa con la otra. La asexualidad es una orientación sexual de la misma manera que lo son la heterosexualidad, bisexualidad y homosexualidad. Donde una persona heterosexual siente atracción sexual por el sexo opuesto, una persona asexual no siente atracción sexual hacia ningún género, pero eso no quita para que tenga libido y/o sea sexualmente activa (o incluso muy activa).

    2. Asexuado y asexual no son tampoco la misma cosa: asexuada es una persona que carece de sexo, asexual es una persona que no experimenta atracción sexual.

    3. Si bien es cierto que la orientación sexual de una persona puede cambiar a lo largo de su vida, creo que es importante hacer la distinción entre ese caso concreto y la situación en la que una persona está atravesando una época de su vida en la que experimenta menos deseo sexual (sea por motivos físicos o psicológicos). Se puede estar "desganado" una temporada y sencillamente pasar del tema, pero yo diría que para referirte a esa "fase" de tu vida como tu orientación sexual debería ser algo más o menos estable: estar unos meses más apático no significa que te hayas "vuelto asexual".

    4. La asexualidad, como cualquier otra orientación sexual, NO es una decisión personal. Tú no decides "hacerte asexual": o sientes deseo sexual o no lo sientes, elegir no experimentar una reacción biológica es un poco más complicado que eso. La persona que elige no mantener relaciones sexuales se llama célibe, y célibe puedes ser independientemente de que seas asexual o cualquier otra cosa: eso sí es una decisión personal.


    En otro orden de cosas... mi intención no es criticar la hipersexualidad (sigo sin tener claro a qué te refieres en concreto con ese término, pero estoy bastante segura de que no es mi intención criticarlo). Yo de lo que me quejo normalmente es de la hipersexualización de la sociedad hoy en día (que es otra cosa diferente); no por nada, pero es que parece que, con esto de que "el sexo no es un tabú", ya la gente no sabe hablar de otra cosa. Que, digo yo, cada cual hable de lo que le dé la gana, pero es que el temita llega un punto que cansa (televisión, anuncios, libros, cine... jo-der, qué obsesión).

    El sexo ya no es un tabú, no hace falta estar hablando de ello 24/7 para insistir en que no lo es o como si no existiera nada más de lo que hablar en el mundo. Que parece que hay gente que se emperra con ello porque quieren ser "transgresores" y demostrar lo valientes que son por hablar "sin pelos en la lengua". Si es que ya no les queda tabú que romper. ¿Quieren ser transgresores y originales? Que hablen de cagar, coño, y lo dejen ya en paz.


    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  33. Ya te dije que esperaba con interés la explicación del término asexual (negación del sexo o no sexo) con el libido, eso ya has dicho que nos lo contarás en otra reflexión.

    Yo me he referido a la hipersexualidad (alta presencia de sexo en el comportamiento social, no tanto como alta actividad sexual) como una actitud normal (ni buena ni mala). No creo que vivamos en una sociedad especialmente hipersexual, puede parecerlo por comparación a otras épocas donde efectivamente existía un tabú. Yo no creo que se hable más de sexo que por ejemplo de gustos culinarios, es más, en mi experiencia hablo centenares de veces más de los placeres de la buena mesa que de la buena cama y no por ello pienso que esté en un mundo hiper-grumetizado.

    Por otra parte, expresiones como "Si es que ya no les queda tabú que romper. ¿Quieren ser transgresores y originales? Que hablen de cagar, coño, y lo dejen ya en paz." parecen indicar una molestia a encontrase en la conversación el tema del sexo (como si de cagar se tratara) y en cierto modo una pervivencia del tabú sexual.

    No creo que nadie hable de sexo por ser transgresor, si no existe tabú no existe la transgrasión y frases como la anterior parecen translucir la persistencia del tabú.

    Desaparecido el tabu, lo lógico es que se nombre, use, refiera, como cualquier otra actividad (ejem. ir en moto, viajar...) y que se emplee como reclamo publicitario como las otras actividades.

    Esta clara la orientacion asexual (a falta de tu proximo artículo), fundada en ese a- la entiendo como una orientación donde el sujeto de atracción no es ninguno, ni hombre, ni mujer, ni tu misma, ni ningún objeto, aunque por tus palabras entiendo que si que existe atracción (libido).

    ResponderEliminar
  34. César, sigo pensando que no estamos manejando la misma terminología (libido no es sinónimo de atracción sexual, son cosas distintas).

    Respecto a la hipersexualización: te puedo decir, como lectora y espectadora, que a día de hoy es mucho más fácil encontrarte una escena con los dos pimpollos de turno follando que una familia sentada a la mesa para la cena (en literatura juvenil, en concreto, últimamente roza lo perturbador, pero es una tendencia también en otros sectores). Y en realidad ninguna de esas escenas es buena o mala en sí misma, ojo: todo depende de si detrás del texto hay una intención por parte del autor. Pero, partiendo de la base de que en la mayoría de los casos no hay intención comunicativa (ni en la escena de sexo ni en la de la cena), yo me pregunto: ¿por qué es más habitual entonces que hablen de sexo que de comida en los libros? De esto hablo cuando hablo de hipersexualización.

    Y hay algo que sugieres en tu comentario y que quiero confirmar. Sí: en mi cabeza follar y cagar no están tan lejos la una de la otra. Son temas de los que no me gusta hablar en detalle mientras estoy comiendo, por ejemplo. Entiendo que tú no lo entiendas, quizá, pero míralo desde mi punto de vista: si al sexo le sustraes esa apetencia que suele experimentar la mayoría de la gente y lo consideras desde un punto de vista externo y "frío", queda reducido a una actividad pringosa, de olor fuerte y penetrante y que implica carne rosa frotándose contra más carne rosa. Así pues, francamente, si no hay una intención comunicativa de por medio, no tengo gran interés en leer una escena donde me explican pormenorizadamente todo proceso de cómo el personaje A mete su pene en la vagina del personaje B (por poner un ejemplo heterosexual). De la misma manera que no me interesaría leer una descripción pormenorizada sobre cómo las heces rozan las paredes del recto y el ano durante la excreción, a menos que con ello me vayas de hecho a contar algo que merezca la pena leer.



    Con amorr,

    O.


    P.S. Zarza me pide que te diga que "libido" es un sustantivo femenino y que si insistes en seguir travistiéndolo le va a dar un ictus.

    ResponderEliminar
  35. Ante todo le pido disculpas a tu compañera Zarza por poner en tan serio peligro su salud, tiene toda la razón.

    No sé que sentido le das a la palabra "libido", para mi sería "Deseo sexual, considerado por algunos autores como impulso y raíz de las más varias manifestaciones de la actividad psíquica.", lo que me pasa es que no soy muy froidiano y no creo que la actividad psiquica gire en torno al sexo. Pero en el fondo no tiene mucha importancia.

    Yo no tengo ningún problema de hablar de cagar o de sexo en la comida, pero puede que sea por deformación cientifica, que me hace ver cualquier actividad con curiosidad. En cierto modo el no hacerlo es un tabú, la comida jamás se va a contaminar.

    Lo que si comparto contigo es en el aspecto literario, creo que podría abrirse un tema de debate como "La literatura romántica bajo la sombra de Grey". No pienses que soy un mojigato, pero me temo que el "romanticismo" en la literatura está demasiado centrado en el sexo.

    No hace mucho, para preparar mi novela, lei una novela que en esencia era: "Chica mona y recatada, con novio formal y casto, conoce a chico malote y buenorro, se enamora se lia y el argumento continua con un catálogo de actividades sexuales bastante limitado, falto de toda imaginación y ni siquiera catalogable de erótico". Desde mi punto de vista no tenía sentido la radical transformación de la protagonista sin crisis ninguna, para mi no es creible el pasar de una posición a otra sin sufrir una crisis de identidad muy importante. Por otra parte el "rarismo" del muchacho provenía de experiencias vividas y en lugar de ir sacandolas, dando fuerza al argumento, las despachó en un parrafo.

    A esto supongo que es a lo que te refieres cuando hablas de hipersexualidad en la literatura.

    Desde luego que el sexo tiene una componente de placer bastante marcada, no lo podemos negar, ahí esta, lo que para mí no tiene sentido es limitar a está actividad la relación romántica. Para mí se queda corta, le falta un componente de intimidad intelectual, de abrir mutuamente las personalidades, la creación de una confianza, el fortalecimiento de una amistad, la camaradería... En resumen, el romance tiene sexo, sí, pero no solo sexo. Por eso escribí mi novela, para manifestar esa atracción mutua no realizada, la tensión sexual sin sexo, la profunda crisis de identidad y sí, el sexo también.

    Creo que me estoy enrollando demasiado. No sé si lo has leido, para quien no lo haya hecho le recomiendo que lea la fantasiosa "sexualidad" que cuenta Issac Asimov en la segunda parte de "Los propios dioses".

    ResponderEliminar
  36. Yo es que soy subnormal y siempre he pensado que: "o nos follamos o nos amamos". No sé, me suena de algo, de haberlo oído en algún curso, tal vez en Horta, no sé, en COU. Nada, que yo soy subnormal, no toméis en serio mis palabras.

    ResponderEliminar
  37. No, tenéis razón, directamente estoy loco: "O nos amamos o nos follamos". Eso le dije a Joan Méndez Camarasa a principios de octubre...

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com