Donde la literatura y la maldad se toman un té

viernes, 24 de marzo de 2017

Corrección de las primeras páginas de Cuando me veas

Queridos hierbajos:

Sí, vamos a hablar hoy de Laura Gallego.

Seguro que todo el mundo aquí está al tanto de la publicación de su nuevo libro, porque se ha estado paseando arriba y abajo por todo Twitter (y si no ya os lo digo yo: ha sucedido).

Como el título de la entrada ya indica, el libro en cuestión se llama Cuando me veas. A continuación os dejo la sinopsis (¿esto es una sinopsis?):

«¿Quién o qué es? ¿Qué intenciones tiene? [Zaza: pero ¿esto es una sinopsis o una abuela de los visillos?] ¿Una amenaza desconocida o una luz en la oscuridad? [Ortiga: sin duda es una vieja y no ve muy bien] ¿Tiene algo que ver con el caso del “chico de la azotea”?
Extraños sucesos [Ortiga: redoble de tambores] inexplicables [Ortiga: plot twist!!! I didn't see that one coming!]. Un secreto. Una muerte repentina. Una investigación. ¡Descubre qué hay detrás! [Zaza: ¡¡¡un perro!!! ¡¡¡Un gato!!! ¡¡Un equidna!! ¡¡Los bomberos!! ¡¡Descubre qué hay detrás!!]».

MISTERIOSO. Lo sé.

En fin, casi que voy a pasar de puntillas y silbando sobre esa sinopsis y vamos a lo que interesa: la corrección de las primeras páginas que nos promete esta entrada.

Disfrutad.


martes, 21 de marzo de 2017

Yo también quiero ser escritor (13) - Rojo y oro

Hierbajos, lo prometido es deuda. Dije que os iba a hablar de objetivos de los personajes y del desarrollo parabólico de la trama en Rojo y oro y aquí me tenéis, dispuesto a hacer honor a mi palabra.

Buff. Qué abandonada tengo esta sección, ¿verdad? Tengo que ponerme las pilas.


En fin… ¿tú también quieres ser escritor?

Pues deja de leer y ponte a escribir.

Pues sigue leyendo.


viernes, 17 de marzo de 2017

Rojo y oro, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Rojo y oro
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
«Escuchad, mortales,
la historia de un dios que no quería vivir,
de una amazona obligada a matar
y de su libertad para siempre robada.
Aguardad y temed el despertar del caos:
cuando Eris abra los ojos,
la venganza al fin llegará.

Orión está cansado de ser el esclavo de Hera desde que su madre, la diosa del Caos, fue condenada por su ambición. Hera le ha tratado siempre más como un criado que como el dios que es. Y quiere que eso acabe.
Astérix Asteria está cansada de luchar. Desde que el pueblo de las amazonas fue arrasado hace años, ella y sus hermanas viven esclavizadas y obligadas a servir al Emperador de Élada como gladiadoras. Y quiere que eso acabe.
El mundo de Orión es dorado como solo puede serlo la grandeza de los dioses; el mundo de Asteria es rojo como solo puede serlo la sangre que derrama cada día.
Ambos buscan venganza hacia quienes los encadenaron en esos mundos.
Ambos buscan libertad, y harán lo que sea necesario para conseguirla».

Queridos hierbajos, voy a ser sincero con vosotros (lo sé: toda una novedad sin precedentes en este jardín). Este libro se siente como si alguien hubiera perdido una apuesta antes de escribirlo. Para todos aquellos que conozcáis Inuyasha, es como ver (no) morir a Kikyo de nuevo. Una y otra y otra vez.

Pero, vale, comencemos por la sinopsis. La verdad es que me parece bastante acertada para el libro que describe. El uso del coro como recurso va en consonancia con la propia historia, que recurre a esa misma herramienta en diversos puntos para establecer un punto de unión y paralelismo entre las situaciones de ambos personajes principales (e incluso entre diferentes puntos temporales a través de las peripecias de cada personaje). Al margen de eso, poco más que añadir: no nos están mintiendo, punto a su favor [Zarza: jo, tío, nos estamos volviendo poco exigentes. Ortiga: ya...] (aunque eso del «dios que no quería vivir» sería discutible, pero bueno).

La historia va exactamente de eso: una amazona a la que obligan a luchar como gladiadora y un dios menor al que Hera tiene esclavizado y utiliza como alfiletero y juguete sexual. Como podéis imaginaros, ninguno de los dos está muy contento con el apaño. Así que la idea es complotar un golpe de estado cósmico, pero liberar a la diosa del Caos tal vez no resulte ser la más razonable de las ideas y como que la cosa termina siendo un pelín caótica (guiño, guiño).

No me da la sensación de que haya un núcleo específico, intencional, definido. Lo han intentado con la libertad, pero no les ha salido. Lo que les ha salido es más bien relacionado con la culpa, pero como creo que no lo estaban intentando, en realidad tampoco les ha salido. Como es habitual en la bibliografía de estas autoras, nos encontramos con una novela que se vale de personajes psicológicamente perjudicados para ir tocando de pasada muchos palos. De pasada, también, nos van soltando juicios morales a discreción (que no con discreción), como el que no quiere la cosa, muy al estilo de Laura Gallego: el machismo en el lenguaje es la estrella de la corona en este caso, pero hay otros. Al final nos quedamos con una parábola con moraleja. Poco más.

Parabólico es también, por cierto, el desarrollo de la trama. Pero de esto os hablaré más adelante.

La voz narrativa tiene autoridad a ratos. ¿Sabéis estos coches viejos que a veces metes la llave en el contacto y se ríen en tu cara?, pues así. La historia está principalmente narrada a capítulos alternos desde la conciencia de los dos personajes protagonistas. La autoridad racio-emocional de Asteria se apoya mucho en el uso predominante del femenino en el discurso. La de Orión no está tan clara: se le reconoce porque es blandito y llora mucho. Luego están los capítulos llamados «Cantos», de los cuales hay algunos que conservan, efectivamente, un estilo con regusto a leyenda (sobre todo al principio) y hay otros que reniegan completamente de su nombre y se comportan como cualquier otro capítulo, solo que con la excusa de pegarse a la conciencia del personaje de conveniencia de turno. Bastante decepcionante en ese sentido.

A nivel racional se aprecian también algunos detalles relacionados con el cambio de color de la sangre entre mortales y dioses y las metáforas que ello lleva asociado, aunque tampoco es nada que se salga de lo corriente. En conjunto, no he tenido demasiados motivos para dudar de la competencia de los narradores, salvo algún momento específico y quizá las salidas de tono esporádicas de Asteria, que utiliza insultos y palabrotas tan actuales que se hace difícil a veces recordar que estamos hablando de la Grecia antigua. Bueno, y en los cantos que no son cantos, ahí si que el narrador no da a basto para achicar agua.


sábado, 11 de marzo de 2017

Sobre las Mary Sues

Bu.

No tengo tiempo para nada, así que el mundo y yo tenemos una relación un tanto tensa ahora mismo, en la que yo hago amenazas más o menos serias más o menos frecuentemente y él hace lo posible por ignorarme y castigarme de una forma retorcida y completamente pasivo-agresiva. Traducción: nunca tengo tantas ideas y ganas de escribir como cuando no tengo tiempo para ello. Traducción: ahora mismo mi cabeza se parece mucho a un saco de liebres dopadas de Red bull.

viernes, 3 de marzo de 2017

Resultado del sorteo Caraval

Una de las malas hierbas posando para su nueva imagen.
Bu.

Queridas malas hierbas, sois muchos los que lo habéis intentado y los resultados han sido decepcionantes. Como le habéis puesto mucha dedicación no me voy a quejar demasiado (ha habido quien estaba hasta dispuesta a contar los patos de la imagen en la crítica de Caraval, así que me quito el sombrero ante ese nivel de compromiso con el enigma).

lunes, 27 de febrero de 2017

Sorteo Caraval


Bienvenidos, zarcillos, malas hierbas de todas las edades,

Si habéis curioseado últimamente por el Jardín sabréis ya que nos han ascendido de humilde maleza a plantas de categoría y nos han invitado a un evento editorial. Es más, nos han regalado hasta libros y relojes, así que estamos de buen humor, incluso. También sabréis que nuestra última crítica no estaba completa, sino que faltaban partes, que se hallaban astutamente ocultas en unos boards de tumblr bajo acertijo (para los que no hayáis podido entrar… Probad con una sola palabra, en singular y minúsculas. Y daos un capón de mi parte).

viernes, 24 de febrero de 2017

Hablemos de sexo, o... mejor ahorrémonoslo (7)

Queridos hierbajos, ¿esta sección va a terminar convirtiéndose en un espacio dedicado a temas feministas? Es un posibilidad, no lo niego. La verdad es que últimamente no me faltan precisamente cosas de las que hablar cuando empezamos con este tema.

Hoy quiero hacer una breve… no voy a decir «reflexión», diré la verdad: despotricar. Quiero quejarme. Ha llegado a mi conocimiento cierta información que me toca un tanto las narices. Esta es una válvula de escape como cualquier otra, como siempre digo.


Así que, sí, hablemos de sexo, o... todavía mejor, hablemos de por qué parece que hay quien piensa que las traductoras no existen.


miércoles, 22 de febrero de 2017

Caraval, de Stephanie Garber

Título: Caraval
Autora: Stephanie Garber
«Recuerda, sólo es un juego… Scarlett Dragna nunca ha abandonado la pequeña isla en la que ella y su hermana Tella viven bajo la vigilancia de su estricto y cruel padre. Desde hace años Scar sueña con [Zarza: derrocar a Mufasa] asistir a la celebración anual de Caraval mascarada artificial, unos legendarios juegos que duran una semana y en los que la audiencia participa para ganar el Gran Premio.
Caraval es magia, misterio y aventura. Y para Scarlett y su hermana representa la libertad y poder huir de su padre. Ahora que está a punto de casarse con un hombre al que nunca ha visto, Scar cree que su sueño nunca se cumplirá. Pero justo dos semanas antes de la boda recibe las tan ansiadas invitaciones a los juegos del hambre.
Sin embargo, una vez allí nada sale como espera: Legend, el Maestro de Caraval, secuestra a Tella y Scarlett se verá obligada a entrar en un peligroso juego de hambre amor, sueños, medias verdades y magia en el que nada es lo que parece. Real o no, sólo dispone de cinco noches para descifrar todas las pistas que conducen hacia su hermana, o ésta desaparecerá para siempre…»



Z.: Y el premio es un deseo. Como cuando soplas un diente de león. Solo que cuando la protagonista está llegando a la entrada de Caraval pasa junto a una tienda en la que venden semillas para cultivar deseos (y sí, también estrellas fugaces, para lo mismo, supongo). Llamadme loca, pero yo habría atracado esa tienda y me habría ahorrado las ansias competitivas en el juego.

O.: En fin, ¿cómo os diría yo, hierbajos? Me siento estafado. ¡¿Dónde está mi deseo?! [Zarza: eso nos preguntamos todos cuando nos dijiste que eras asexual.]

Como es de Mala Hierba ser agradecida, comenzaré esta crítica agradeciéndole a Planeta los ejemplares que nos ha dado y la invitación para participar en su evento. Es la primera vez que una editorial nos regala un libro, como ya comenté por Twitter, así que estamos todas muy emocionadas al respecto. Otro tema diferente es si la editorial estará tan contenta y dispuesta a repetir la experiencia después de esta crítica.

Z.: Gracias, Planeta. Aunque para la próxima me gustaría un libro un poco mejor. Si se puede.

O.: Comencemos hablando de la sinopsis.
++++++++++++++++++++++Tengo dientes y surcos,++++++++++++++++++++++
++++++++++++++++++++++Un secreto sé guardar,+++++++++++++++++++++++
++++++++++++++++++++Doy vueltas y no soy tiempo,++++++++++++++++++++
++++++++++++++++++++Si me pierdo no podrás entrar.+++++++++++++++++++

sábado, 28 de enero de 2017

De cómo a Ortiga le da tanta pena...

De cómo a Ortiga le da tanta pena las pobres excusas de novela que se escriben para el género fantástico que a veces se siente culpable por reírse de él.

Veréis, queridos hierbajos, esto es cierto. Me da pena. Pobre, pobre literatura fantástica: no se merece que se le escriban cosas así. Quiero decir, ¿es que no quedan escritores decentes que quieran darle algo de amor a este arte? ¿Sólo los coñazos con incontinencia verbal se meten a escribir fantasía? Pobre, pobre literatura fantástica.

Me he leído un libro que alguien mencionó en Twitter cuando pedí recomendaciones de escritores españoles hace unos meses. El libro en cuestión se titula La elegida de la muerte, de la madrileña Virginia Pérez de la Fuente Muerte Puente [Zarza: Y tiro porque me lleva la corriente]. Y… en fin, no se trata de un Innombrable, gracias al cielo, pero es un franco despropósito: carece de autoridad o de tensión narrativa de ningún tipo, es terriblemente explicativo, está plagado de momentos informativos para el lector y received text, la puntuación es MUY mejorable (mucho, de verdad), hay más personajes de los que puedan importarle al lector (y que además no aportan nada a la trama [no hablemos del núcleo, que no lo veo asomarse]), el tono es invariablemente coloquial y desenfadado se meta el narrador en la cabeza de quien se meta (nos da lo mismo la malhablada mercenaria-personaje principal que el reyezuelo de algún país), etcétera, etcétera. Diría que «hay tantos fallos que no sé ni por dónde empezar» de no ser porque ya he empezado. Creo que se entiende la idea, ¿no?


Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com