Donde la literatura y la maldad se toman un té

miércoles, 19 de julio de 2017

Una llama entre cenizas, de Sabaa Tahir

Título: Una llama entre cenizas
Autora: Sabaa Tahir
«Laia es una huérfana que lucha por salvar a su único hermano. Elias es un soldado que lucha por su libertad. Y ambos descubrirán que el Imperio solo puede vencerse desde dentro... [puntos suspensivos tope dramáticos y…]
#LaiayElias [¡dentro hashtag!]
En un mundo regido por la ley marcial de la Roma Antigua [bueno, bueno. Esto me lo tendré que creer porque me lo dices tú, que si no…], el precio de la desobediencia es la muerte. Laia y su familia sobreviven en los callejones más pobres, sin cuestionar el orden establecido. Han visto lo que les pasa a quienes se atreven a desafiarlo.
Cuando encarcelen [en algún momento del futuro] a su hermano [el hermano… ¿de todos ellos? Una familia complicada…] por traición, Laia se verá obligada a acudir a la resistencia [ah, el hermano de Laia. Pos ok]. A cambio de su ayuda [y la ayuda es de…¿aún Laia?], deberá espiar para ellos en la Academia Militar [o no. Me estoy mareando de ambigüedad]. Allí conocerá a Elias, el soldado más prometedor del Imperio y también su mayor opositor [lo dicho].
Laia es esclava, Elias es soldado y esto es una paletada. Ninguno de los dos es libre.
Solo uniendo sus destinos podrían cambiar el de todos.»

Ay, queridos hierbajos. Amazon y sus sinopsis me hacen cada día más y más gracia. ¿A vosotros no?

También aparece un «crítico» más adelante que dice de la novela que posee «la tensión de Romeo y Julieta». Lo juro. Romeo y Julieta. Me parto yo solo.

El caso. ¿De qué va esta historia? Pues más o menos de lo que ya nos dicen: Laia es una pobre niña que vive oprimida por el imperio invasor de turno, cuando su hermano es arrestado y sus abuelos asesinados ella se va a buscar a la Resistencia para ver si pueden ayudarle a rescatar al hermano; la niña termina de topo en la escuela de entrenamiento de los guardias más chulis, machirulis del imperio este y allí le pasan cosas.

Asombroso pero cierto: esta historia tiene un núcleo, hierbajos. La autora lo trata de manera muy explícita, pero ¡tiene! Y ya sabéis que yo todo lo que me llega con núcleo lo meto muy amorosamente en la categoría de Honrosas excepciones.

En esta ocasión el libro pretende hablar de la necesidad de aprender a levantarnos por nosotros mismos, superar el miedo y sacarnos las castañas del fuego. Como digo, está tratado de una manera bastante explícita, sobre todo el tema de la cobardía, pero eso no quita que la intención está ahí, que las escenas están relativamente bien escogidas para apoyar el núcleo y que el final desde luego busca activa(y explícita)mente respaldar la premisa presentada. Bueno, esta es la parte dedicada a la protagonista femenina (la novela está narrada en capítulos alternos desde los respectivos puntos de vista de la niña esclava y el chico soldado). En la parte de él se trata el tema de tomar responsabilidad por las propias acciones, no permitir que el hecho de ser soldado (acatar órdenes y decisiones ajenas) nos exima de responsabilidad. Bien, pues entonces tenemos ¡dos núcleos! (hasta cierto punto interconectados). ¿No es maraviestupendo?


jueves, 25 de mayo de 2017

El beso del infierno, de Jennifer Armentrout

Título: El beso del infierno
Autora: Jennifer L. Armentrucha Disparentrucha Amén Trucha Armentrout [quizá la recuerden de otras sagas de YA como Patatas versus Aliens Aliens DeLux la Saga Lux]
«Mary Sue Layla, de diecisiete años, solo quiere ser normal. Pero con un beso que mata a cualquiera que tenga Almax alma, ella es cualquier cosa menos anormal. Mitad vampiro demonio, mitad hada gárgola, Layla es un special snowflake tiene habilidades que nadie más posee. Criada entre los Guardianes –una raza de gárgolas que tiene la misión de cazar demonios y mantener a la humanidad a salvo [Ortiga: jo, a mí esos dibujos animados me gustaban mucho]–, Layla intenta encontrar su lugar, pero eso significa esconder su lado oscuro de aquellos que más ama. Especialmente del atractivo [Ortiga: wink, wink] Zayne, un Guardián de quien ha estado enamorada desde siempre. Cuando menos se lo espera, Layla conoce a Roth, un demonio sexy [Ortiga: WINK, WINK] y tatuado que dice saber todos sus secretos [Ortiga: ¿los… suyos propios? ¿Le damos un pin?]. Layla es consciente de que debería permanecer lejos de ese chico, pero se pone to burraca hay algo que se lo impide [Zarza: y yo sé qué es][Ortiga: puntos suspensivos tope dramáticos] especialmente cuando se percata de que con él sus besos no son mortales [Ortiga: habla por ti], ya que Roth no tiene Almax alma. Pero en el momento en que Layla descubre que ella es la razón del violento levantamiento demoniaco [Ortiga: esto… ¿ah, sí? Zarza: cuéntame más], confiar en Roth no solo puede arruinar su oportunidad con Zayne [Ortiga: importante, importante][Ortiga: puntos suspensivos re-tope dramáticos] Podría [Ortiga: ¿y esta mayúscula?] convertirla en una traidora para su familia [Ortiga: dun dun dun]. Peor aún [Ortiga: dun dun duuuuun], podría llevarla a un viaje sin retorno al fin del mundo [Ortiga: dun DUN... DUUUUUUUN]».

Porque sé que os han gustado mis efectos de sonido.

Queridos hierbajos, creo que no os hacéis una idea del cabreo que me traigo ahora mismo. Son las diez menos cuarto de la noche y me encuentro esperando mi tren de vuelta a casa media hora extra porque resulta que a alguien se le ha ocurrido la peregrina idea de cambiar los horarios sin pedirle opinión a nadie. Estoy como a dos paradas de comenzar a descuartizar inocentes viajeros. Y además tengo hambre.

Estas no son horas de andar tocando las narices a los currantes, que no hemos hecho nada malo.

Ya, ya sé que se supone que tengo que escribir una crítica. Ya me gustaría veros a vosotros intentando concentraros en teclear cuando por el rabillo del ojo puedo ver los distractores movimientos de mis inopinadas, inminentes víctimas. Aunque, curiosamente, mi sección del vagón está vacía.


viernes, 12 de mayo de 2017

Honrosas excepciones (8)

Sí, queridos hierbajos: el ritmo de publicaciones del Jardín roza los números rojos. Dentro de poco Blogger estará tan hasta las napias de esperarnos que empezará a escupirnos artículos.

Somos lentas. Estamos vagas. Tenemos TFGs, terapias y dramas personales con los que lidiar. Y ¿he dicho ya que estamos vagas? Por lo menos yo. Ya veremos si este verano podemos darle vida a esto. Y un lavado de rostro. Entre tanto… os jodéis [:D].

¿Con qué vengo yo hoy por aquí? Hierbajos y hierbajas, trols de todas las edades: habemus víctima voluntaria. La muy valiente Carmen Romero se puso en contacto con estas malignas servidoras para pedirnos una lectura de la obra que tenía publicada con Triskel Ediciones. Y aquí estamos.

¿No es maravilloso cuando nuestros masoquistas seguidores resulta que escriben decente?


lunes, 10 de abril de 2017

Luna. Luna Nueva, de Ian McDonald

Título: Luna. Luna Nueva [Zarza: este era el libro en el que Edward se larga, ¿no? Ortiga & Zarza: ¡¡Bien!!]
Autor: Ian McDonald [Ortiga: mmm... hamburgueeeesa....]
«LA LUNA QUIERE MATARTE. Y TIENE MIL FORMAS DE CONSEGUIRLO.
La gélida acritud del vacío. La letal lluvia radiactiva. El polvo que la recubre [Zarza: referente], tan viejo como la Tierra. La creciente debilidad de los huesos... [Ortiga: puntos suspensivos tope dramáticos]. O puedes quedarte sin dinero para agua. O para aire. O puedes caer en desgracia con uno de los Cinco Dragones, las corporaciones que dirigen la Luna y controlan sus amplios recursos. Pero te quedas, porque la Luna puede hacerte más rico de lo que eres capaz de imaginar... [Ortiga: dun dun DUUUUN], mientras sigas con vida.
Adriana Corta tiene ochenta años. Su familia dirige Corta Hélio. Han sobrevivido a las implacables guerras corporativas y a la peligrosa paz subsiguiente. Pero ahora esa paz se resquebraja. Es probable que Adriana tenga que morir, aunque no la matarán sus rivales ni la Luna. Sea cual sea su destino, sin embargo, Corta Hélio no morirá.
LA ESPERADA NOVELA DEFINIDA COMO "UN JUEGO DE TRONOS EN LA LUNA" POR UNO DE LOS MEJORES AUTORES DE CIENCIA FICCIÓN DEL MUNDO. FINALISTA DEL PREMIO BSFA A LA MEJOR NOVELA.

"La mejor novela que he leído en muchos años". Locus Mag [Ortiga: ¿muy conocido en su casa a la hora de la sopa?]
"Mucha intriga, violencia, sexo… una suerte de Dallas en la Luna". The Guardian
"Preveo abundantes nominaciones para este libro. Recomendado". SFF World
"Ian McDonald es uno de los mejores escritores de ciencia ficción del mundo". Kim Stanley Robinson Crusoe
"Atentos a este libro en las nominaciones de premios del próximo año". Publishers Weekly

UNA NUEVA FORMA DE VIVIR, MIL FORMAS DE MORIR. TRILOGÍA LUNA, VOLUMEN I».

Queridos hierbajos, hace dos semanas que quiero escribir esta crítica y ¡no he tenido tiempo! Este año mis semanas están siendo muy apretujadas. Estoy exhausto. Pero, bueno: entre que espero que cueza la pasta para poder hacerme una ensaladita con rica, rica mozarela, voy a ver lo que me da tiempo a escribir.

Empecemos por la sinopsis. No, mejor: empecemos con lo que hay justo después de la sinosis. «La esperada novela definida como "un juego de tronos en la luna" por uno de los mejores autores de ciencia ficción del mundo», esto… ¿Cómo os diría yo? ¿Qué colores me estás contando? Uno de los mejores autores de ciencia ficción, pero no te vamos a decir quién porque, mmm, bueno, porque no. De verdad, a esta gente ¿quién les ha enseñado a construir autoridad? Porque deberían pedir que se lo explicasen otra vez: no les ha quedado muy claro.

jueves, 30 de marzo de 2017

De cómo a Ortiga le da tanta pena... #2

De cómo a Ortiga le da tanta pena, y vergüenza ajena, y asombro, y… bueno, tantas otras cosas. El caso es que hay libros en los que no deberíais gastaros el dinero, hierbajos. Ni siquiera los menos de dos míseros euros que me ha costado el ejemplar del que os vengo a hablar en esta ocasión.

Esta es una recomendación que me llegó por Twitter y lo cierto es que no recuerdo si la persona que la hizo nació con este nivel de mala baba o no era más que una pobre alma cándida que creía estarles tirando una flor a (unos de) sus autores favoritos. Pobres incautos.

Os presento Hijos de Alcant: La leyenda de Sebatien Venom, de Sonia Córdoba y Alberto Valverde [por sorprendente que pueda parecer, esto no tiene nada que ver con Spiderman. Nope]. Y, virgen santísima, qué LARGA es la pestaña de la sinopsis de Amazon:

¿Yo? ¿Una espada? ¿Dónde?
«Épica medieval y actual. Pasado y presente. Luz y oscuridad. Dios y Lucifer. La iglesia católica y hermandades secretas. Amor y terror. Asesinatos y amistad. Inmortalidad y soledad. Héroes y villanos. Guerra y paz [Zarza: de Tolstoi]. Mitología y realidad… [Ortiga: te has dejado cosas, ¿te ayudo?: Vida y muerte. El bien y el mal. Blanco y negro. Tierra y mar. Amor y odio. El ying y el yang. Ya. ¿Te has quedado mejor? ¿Te importaría ahora decirme qué tipo de información aporta toda esta sarta de chorradas y tópicos?]
Una aventura trepidante, diferente, repleta de escenarios que cobran vida a cada salto de página, donde nada es lo que parece [Ortiga: sí, lo de «diferente» me lo vas a vender de lujo con estas dos líneas regurgitadas de received text y marketing básico].
Hijos de Alcant es la eterna [Ortiga.miedo me das] búsqueda del ser humano a través de la soledad de dos seres inmortales [Zarza: claro. Por eso es eterna]. Una historia que navega entre dos líneas temporales no dando tregua al lector [Ortiga: qué gerundio más amorfo], con un hilo conductor tan cambiante, que va desde la realidad más perturbadora, hasta fundirse con la fantasía más surrealista [Ortiga: no es por desanimar, pero aquí me sobran comas].
Nunca el mal tuvo un rostro tan fascinante: La leyenda de Sebastien Venom acaba de comenzar. ¿Estás preparado para la aventura? [Ortiga: sospecho que no. Probablemente nada podrá prepararme para esto.]
“Incluso el amor puede convertirse en la puerta hacia el infierno para el hombre” [Ortiga: ¿se supone que esto sea profundo y/o revelador? No le veo la originalidad por ningún lado.]
Bienvenidos a Alcant [Ortiga: otra cosa que tampoco veo es por qué falta puntuación terminal en estas últimas líneas.]


viernes, 24 de marzo de 2017

Corrección de las primeras páginas de Cuando me veas

Queridos hierbajos:

Sí, vamos a hablar hoy de Laura Gallego.

Seguro que todo el mundo aquí está al tanto de la publicación de su nuevo libro, porque se ha estado paseando arriba y abajo por todo Twitter (y si no ya os lo digo yo: ha sucedido).

Como el título de la entrada ya indica, el libro en cuestión se llama Cuando me veas. A continuación os dejo la sinopsis (¿esto es una sinopsis?):

«¿Quién o qué es? ¿Qué intenciones tiene? [Zaza: pero ¿esto es una sinopsis o una abuela de los visillos?] ¿Una amenaza desconocida o una luz en la oscuridad? [Ortiga: sin duda es una vieja y no ve muy bien] ¿Tiene algo que ver con el caso del “chico de la azotea”?
Extraños sucesos [Ortiga: redoble de tambores] inexplicables [Ortiga: plot twist!!! I didn't see that one coming!]. Un secreto. Una muerte repentina. Una investigación. ¡Descubre qué hay detrás! [Zaza: ¡¡¡un perro!!! ¡¡¡Un gato!!! ¡¡Un equidna!! ¡¡Los bomberos!! ¡¡Descubre qué hay detrás!!]».

MISTERIOSO. Lo sé.

En fin, casi que voy a pasar de puntillas y silbando sobre esa sinopsis y vamos a lo que interesa: la corrección de las primeras páginas que nos promete esta entrada.

Disfrutad.


martes, 21 de marzo de 2017

Yo también quiero ser escritor (13) - Rojo y oro

Hierbajos, lo prometido es deuda. Dije que os iba a hablar de objetivos de los personajes y del desarrollo parabólico de la trama en Rojo y oro y aquí me tenéis, dispuesto a hacer honor a mi palabra.

Buff. Qué abandonada tengo esta sección, ¿verdad? Tengo que ponerme las pilas.


En fin… ¿tú también quieres ser escritor?

Pues deja de leer y ponte a escribir.

Pues sigue leyendo.


viernes, 17 de marzo de 2017

Rojo y oro, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Rojo y oro
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
«Escuchad, mortales,
la historia de un dios que no quería vivir,
de una amazona obligada a matar
y de su libertad para siempre robada.
Aguardad y temed el despertar del caos:
cuando Eris abra los ojos,
la venganza al fin llegará.

Orión está cansado de ser el esclavo de Hera desde que su madre, la diosa del Caos, fue condenada por su ambición. Hera le ha tratado siempre más como un criado que como el dios que es. Y quiere que eso acabe.
Astérix Asteria está cansada de luchar. Desde que el pueblo de las amazonas fue arrasado hace años, ella y sus hermanas viven esclavizadas y obligadas a servir al Emperador de Élada como gladiadoras. Y quiere que eso acabe.
El mundo de Orión es dorado como solo puede serlo la grandeza de los dioses; el mundo de Asteria es rojo como solo puede serlo la sangre que derrama cada día.
Ambos buscan venganza hacia quienes los encadenaron en esos mundos.
Ambos buscan libertad, y harán lo que sea necesario para conseguirla».

Queridos hierbajos, voy a ser sincero con vosotros (lo sé: toda una novedad sin precedentes en este jardín). Este libro se siente como si alguien hubiera perdido una apuesta antes de escribirlo. Para todos aquellos que conozcáis Inuyasha, es como ver (no) morir a Kikyo de nuevo. Una y otra y otra vez.

Pero, vale, comencemos por la sinopsis. La verdad es que me parece bastante acertada para el libro que describe. El uso del coro como recurso va en consonancia con la propia historia, que recurre a esa misma herramienta en diversos puntos para establecer un punto de unión y paralelismo entre las situaciones de ambos personajes principales (e incluso entre diferentes puntos temporales a través de las peripecias de cada personaje). Al margen de eso, poco más que añadir: no nos están mintiendo, punto a su favor [Zarza: jo, tío, nos estamos volviendo poco exigentes. Ortiga: ya...] (aunque eso del «dios que no quería vivir» sería discutible, pero bueno).

La historia va exactamente de eso: una amazona a la que obligan a luchar como gladiadora y un dios menor al que Hera tiene esclavizado y utiliza como alfiletero y juguete sexual. Como podéis imaginaros, ninguno de los dos está muy contento con el apaño. Así que la idea es complotar un golpe de estado cósmico, pero liberar a la diosa del Caos tal vez no resulte ser la más razonable de las ideas y como que la cosa termina siendo un pelín caótica (guiño, guiño).

No me da la sensación de que haya un núcleo específico, intencional, definido. Lo han intentado con la libertad, pero no les ha salido. Lo que les ha salido es más bien relacionado con la culpa, pero como creo que no lo estaban intentando, en realidad tampoco les ha salido. Como es habitual en la bibliografía de estas autoras, nos encontramos con una novela que se vale de personajes psicológicamente perjudicados para ir tocando de pasada muchos palos. De pasada, también, nos van soltando juicios morales a discreción (que no con discreción), como el que no quiere la cosa, muy al estilo de Laura Gallego: el machismo en el lenguaje es la estrella de la corona en este caso, pero hay otros. Al final nos quedamos con una parábola con moraleja. Poco más.

Parabólico es también, por cierto, el desarrollo de la trama. Pero de esto os hablaré más adelante.

La voz narrativa tiene autoridad a ratos. ¿Sabéis estos coches viejos que a veces metes la llave en el contacto y se ríen en tu cara?, pues así. La historia está principalmente narrada a capítulos alternos desde la conciencia de los dos personajes protagonistas. La autoridad racio-emocional de Asteria se apoya mucho en el uso predominante del femenino en el discurso. La de Orión no está tan clara: se le reconoce porque es blandito y llora mucho. Luego están los capítulos llamados «Cantos», de los cuales hay algunos que conservan, efectivamente, un estilo con regusto a leyenda (sobre todo al principio) y hay otros que reniegan completamente de su nombre y se comportan como cualquier otro capítulo, solo que con la excusa de pegarse a la conciencia del personaje de conveniencia de turno. Bastante decepcionante en ese sentido.

A nivel racional se aprecian también algunos detalles relacionados con el cambio de color de la sangre entre mortales y dioses y las metáforas que ello lleva asociado, aunque tampoco es nada que se salga de lo corriente. En conjunto, no he tenido demasiados motivos para dudar de la competencia de los narradores, salvo algún momento específico y quizá las salidas de tono esporádicas de Asteria, que utiliza insultos y palabrotas tan actuales que se hace difícil a veces recordar que estamos hablando de la Grecia antigua. Bueno, y en los cantos que no son cantos, ahí si que el narrador no da a basto para achicar agua.


sábado, 11 de marzo de 2017

Sobre las Mary Sues

Bu.

No tengo tiempo para nada, así que el mundo y yo tenemos una relación un tanto tensa ahora mismo, en la que yo hago amenazas más o menos serias más o menos frecuentemente y él hace lo posible por ignorarme y castigarme de una forma retorcida y completamente pasivo-agresiva. Traducción: nunca tengo tantas ideas y ganas de escribir como cuando no tengo tiempo para ello. Traducción: ahora mismo mi cabeza se parece mucho a un saco de liebres dopadas de Red bull.

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com