Donde la literatura y la maldad se toman un té

domingo, 18 de septiembre de 2016

Conociendo a Edward Cullen


Bueno, vamos a ello. Os advierto que soy la única mala hierba que no escribe, así que no esperéis
grandes cosas. Ortiga y Zarza me han pedido que conteste a algunas idas de olla frases de Edward Cullen como si fueran dirigidas hacia mí (ahora que por fin he cogido plaza MIR y vuelvo a dormir…para que veáis que son malas con todos). Esto es aún más divertido porque yo no he leído ninguno de los libros de Crepúsculo. Sí que sé de qué van, porque, hasta ahora, vivo en la Tierra, pero no me los he leído. Diréis que podría leérmelos ahora. Tendréis razón. Pero es que estoy con “La ciudad de los prodigios” de Mendoza y, la verdad, pasando, que luego Mendoza se enfada y dice cosas muy feas de la literatura actual.

Así que voy a hacerme con un recopilatorio de frases del susodicho (sorprendentemente hay varias webs peleándose por el título de mejor colección de frases de Edward) e intentaré responderlas inventando imaginando el contexto. Comencemos:


domingo, 4 de septiembre de 2016

Recopilación de imágenes #50MalasHierbasdeGrey


Para los que no nos seguís por Twitter, aquí tenéis una recopilación de las tonterías que hemos estado posteando en nuestras redes sociales. Ciertamente, las cosas serían muy distintas si las malas hierbas estuviéramos en 50 sombras de Grey en lugar de Bella Anastasia.

viernes, 26 de agosto de 2016

El Hardin de las Malas Hierbas, After - Podrás huir...

Fanart *-*

Hey.

Vuelvo con otro capítulo de esta cosa. Disfrutadlo, o lo que sea.

[Solo quiero dejar claro que me desentiendo de toda responsabilidad por las situaciones surrealistas de este capítulo, ya que son todas idea de la autora. Y, como dicen los entendidos, a situaciones surrealistas, medidas surrealistas].

sábado, 20 de agosto de 2016

Cincuenta Malas Hierbas de Grey - capítulo 6



6



Paso la mayor parte del resto de ese día en comisaría y haciéndome un molesto y terriblemente violento chequeo que añadir a la denuncia contra José. Pero lo peor, casi peor que llevar mi ropa vomitada de ayer en una bolsa de plástico por si me la piden, es que tengo que admitir que hubo un testigo visual de la agresión y señalar quién era con nombre y apellido, lo cual quiere decir que todavía no voy a poder librarme de cierta persona, parece ser. Lo bueno es que, como recompensa por mi esfuerzo, tengo desayuno gratis para varios días esperándome de vuelta en casa y eso me hace muy feliz. Así que intento centrarme en la parte positiva y olvidar el resto.

miércoles, 20 de julio de 2016

Cincuenta Malas Hierbas de Grey - Capítulo 5

Sí, queridos hierbajos: Zarza me ha dejado a mi suerte, la muy furcia. Y aquí vuelvo yo con un capítulo nuevo de esta abominación.

A partir de este punto, esto ya se despega de la historia original. Como os podréis imaginar, no había manera humana que mi personaje se fuese a despertar a la mañana siguiente en la habitación de hotel de él sin saber cómo ha llegado hasta allí, y encima sin pantalones. Lo siguiente hubiese sido un largo proceso judicial que no tendría ninguna gracia.

Como ya os avisé, no prometo que vaya a haber más entregas, así que ¡disfrutadlo mientras dura!

lunes, 11 de julio de 2016

Hablemos de sexo... o mejor, de consentimiento y té.

Cicuta -Hola. Aquí Cicuta al habla.
Lectores -Hmmm… ¿y quién eres tú?
Cicuta-La admiradora de Javier Marías. ¿No me recordáis? Escribí un par de entradas bastante exitosas en su día.
Lectores-…….
Cicuta -Había chaquetas pervertidas y amigos de Elvis y pollas con ojos y…
Lectores (horrorizados) -¡Queremos a Zarza! ¡Queremos a Ortiga!
Cicuta –Pero Zarza y Ortiga no os quieren a vosotros. Muajajajaja.
Fin.

Veo que estos últimos días Zarza y Ortiga se lo han estado pasando en grande escribiendo sus fanfics de Cincuenta Sombras de Grey y After. No he leído ninguno de ambos (oh, malditos referentes. Las obras, no; los fanfics, sí… o sea, los fanfics de Ortiga y Zarza, no los fanfics de… [inserte aquí búsqueda en Google] E.T. E.L. James y Anna Todd. Me estáis entendiendo, ¿verdad?), pero he oído hablar demasiado lo suficiente de ellos como para formarme una opinión.
Y mi opinión es que este es el momento apropiado para robar tomar prestado despiadadamente el nombre de la sección de Ortiga y hablaros de sexo.
En concreto, yo venía aquí a hablaros de consentimiento. Y de té.


Hace cosa de un mes, se hizo viral en internet la carta que una víctima de violación en Stanford escribió a su atacante (Brock Turner, para más señas). El caso se convirtió en un boom mediático a raíz del fallo (fallo indeed) de condena del violador,  que ascendía a la friolera de… seis meses. De los que probablemente cumplirá tres por buena conducta. Y porque se le da muy buen nadar, ¿sabéis? (los lectores miran confundidos a la pantalla y se preguntan: ¿qué tiene que ver el nadar con las agresiones sexuales? ¿Arrojará esta entrada una nueva luz sobre el comportamiento voluptuoso atribuido a los peces (espada)? ¿Está Cicuta recibiendo tratamiento para superar el uso y abuso de los paréntesis, los corchetes y los tachones?). Cicuta –Lamento traicionar vuestras expectativas pero las respuestas son: nada ("nada" ¿lo pilláis?), definitivamente no y… no.

Es muy posible que ya la hayáis leído, pero, por otra parte, también es posible que no tengáis ni idea de qué os estoy hablando. Por si acaso, aquí os dejo la carta original y aquí una traducción al español que no me gusta. Lo siento, no tengo tanta paciencia como Ortiga y no voy a ponerme a hacer una traducción propia de todo el documento. En cualquier caso, os aconsejo que leáis el original, pero si no confiáis lo suficiente en vuestro nivel de inglés, ahí tenéis la opción en castellano. Para que luego digáis que no soy generosa. 
Como respuesta a mi generosidad (y al valor de la muchacha que la ha escrito), deberíais tomaros el tiempo de leer la carta. Pero, sobre todo, deberíais leerla porque es un texto fantástico (me da igual ponerme explicativa): devastador y esperanzador al mismo tiempo, lleno de verdades como puños y no exento de ciertas pinceladas de humor.  Es evidente para mí que esta chica tiene un nivel de madurez y de claridad mental acojonantes. Pensaba incluir un resumen de la historia para los vagos que no se hayan molestado en seguir los links. Pero lo cierto es que sería absurdo, porque los hechos en sí, lamentablemente, no tienen nada de original:
Chica va a fiesta. Chica se emborracha hasta perder la conciencia, o casi. Chico abusa de ella pero… hey, ella nunca pronunció la palabra "no", así que no cuenta como violación, ¿verdad? (Hemos de suponer entonces que las personas demasiado asustadas para hablar, las personas inconscientes y las personas mudas, por definición, no pueden ser violadas. ¿No es maravilloso? Estoy segura de que esta mágica inmunidad les resulta muy tranquilizadora). Chica se despierta en el hospital y es sometida a los exámenes de rigor. A pesar de que hay testigos y pruebas bastante irrefutables, chico tiene una reputación que mantener (es muy buen nadador y aspira a participar en las Olimpiadas… ¡pobre joven, con el futuro brillante que lo espera y teniendo que inquietarse y perder el apetito por menudencias como esta!) y sus padres tienen mucha, mucha pasta, así que chico decide ir a juicio para probar que todo ha sido un tremendo error (pero no su error, no, sino un error cósmico de autoridad ambigua). El padre de chico lo defiende: su hijo no debería pagar "un precio tan alto por 20 minutos de acción" ¡Ah, cruel destino! ¡Qué injusto que la vida e identidad de una persona puedan quedar completamente arruinadas en 20 minutos! Es inadmisible, intolerable… Oh, wait… El juzgado declara culpable al chico, pero el juez dicta sentencia de 6 meses de cárcel máximo porque una sentencia mayor "tendría un impacto severo en él" (err… esa es la idea).
Conclusión: El juez Aaron Persky consiguió su toga en una tómbola.
BONUS: ANTOLOGÍA BREVE DE MOMENTOS ESTELARES DE LA DEFENSA DE BROCK TURNER (de aquí en adelante –bueno, técnicamente, de aquí en adelante y en "atrás"-- las traducciones son mías).

-Brock lleva su argumentación un paso más allá. No es solo que ella no dijera explícitamente "no quiero esto" sino que… ella "le frotó la espalda". De donde se deduce que, obviamente, lo estaba "disfrutando". Porque cuando una persona medio inconsciente a la que estás aplastando con tu cuerpo te toca la espalda, eso, amigos míos, no puede ser un torpe intento de zafarse de ti, no. Un golpecito con la mano significa inequívocamente "me gusta" y nunca "apártate" o "déjame" o "estoy haciendo movimientos inconscientes con mis manos porque, de hecho, estoy inconsciente".

-Brock dice que el único motivo por el que estaban haciéndolo en el suelo, detrás de un vertedero, es que ella se cayó allí. Creo que empiezo a entender cómo funciona el cerebro de este muchacho a través de silogismos falaces:
*La mayor parte de la gente tiene relaciones sexuales en una posición más o menos horizontal.
*¡Guau! Está chica se ha caído, adoptando una posición horizontal.
Conclusión: esta chica me está pidiendo sexo salvaje a gritos (gritos metafóricos, claro).

Entre el frotamiento de espalda y la caída, creo que Brock se ha ganado la medalla de "Maestro del lenguaje no verbal".


-Brock manifiesta su deseo de reformarse dando charlas educativas sobre los peligros de la cultura de borrachera universitaria y la promiscuidad sexual que la acompaña.  La autora de la carta responde muy sabiamente a esta iniciativa: "Muestra a los hombres cómo respetar a las mujeres, no cómo beber menos". Pero, visto lo visto, no me extrañaría que su objetivo ni siquiera pasara por instar a los hombres a beber menos. A lo mejor sus charlas están dirigidas a mujeres. "Los peligros de la bebida" por Brock Turner. "No os emborrachéis chicas… o correréis el riesgo de acabar violadas por alguien como yo". Un revulsivo instantáneo, en todos los sentidos.

-El abogado de Brock afirma que Brock "tenía una erección porque hacía frío".
Se comprende ahora un poco mejor que el abogado no entienda el concepto de "agresión de sexual" porque, por no entender, no entiende ni cómo funciona un pene.


-El abogado de Brock, de nuevo, esa fuente de sabiduría: "sí, su enfermera confirmó que había abrasiones e irritación en su vagina, así como traumatismos genitales significativos, pero eso es lo que ocurre cuando le haces un dedo a alguien." No sé de qué me extraño. Raro sería que un hombre que no sabe cómo funciona un pene supiera cómo funciona una vagina. (Aclaración por si hay algún lector desinformado: por norma general, eso no es lo que tiene que ocurrir cuando le haces un dedo a alguien, como no sea a través de algún tipo de práctica BDSM consensuada de antemano).
"Consensuada", ésa es la palabra clave. Consensuar, consensuado, CONSENTIMIENTO. Hablamos de violación o agresión sexual cuando hay actividad sexual sin consentimiento de una de las partes implicadas. Pero, ¡oh, en este mundo de señales ambiguas, de personas que te frotan la espalda y se caen al suelo cuando van borrachas, oh, ¿cómo descifrar las obscuras señales para saber si cuentas o no con su consentimiento?!
Afortunadamente, Rock Dinosaur Pirate Princess ha dado con la analogía clave para aliviar estas dudas y preocupaciones: tener sexo con alguien es, a efectos de consentimiento, como invitarlo a tomar el té.
Así que, supongamos que tenéis un invitado en casa y le preguntáis: "¿Te apetece una taza de té?", y el invitado contesta: "Sí, me encantaría una taza de té". Entonces, lo que probablemente ocurra, es que le haréis una taza de té, el invitado se la tomará con gusto, y ambos os quedaréis tan contentos.
Pero también podría ocurrir que el invitado cambiara de opinión y, cuando le trajerais la taza de té, la rechazara: "Lo siento, pero ya no me apetece/No me encuentro bien/De repente tengo antojo de Biofrutas/Loquesea". Bien pues, en esta situación, no importa cuánto trabajo os haya costado preparar el té con todo vuestro amor y cariño, no importa la ilusión que os haga darle a probar vuestro nuevo té negro con dulce nuez de macadamia. Nada de esto importa, porque, se mire por donde se mire, no es social ni moralmente aceptable ponerle un embudo en la boca a esta persona para obligarle a beberse el maldito té que ya no les apetece tomar.   

Supongamos que, cuando volvéis, os encontráis con que vuestro invitado está inconsciente en el suelo. Ciertamente, vuestro invitado no puede deciros ahora que ha cambiado de opinión y ya no le apetece té. Así y con todo, sigue sin ser ni moral ni socialmente aceptable colocarle un embudo a la persona inconsciente en la boca para verter el té en su garganta porque las personas inconscientes NO quieren té. NUNCA. Las personas inconscientes no pueden querer nada, porque están, vaya, inconscientes. Y lo que hay que hacer con ellas es colocarlas en un lugar y posición seguros, cerciorarse de que están bien, que están respirando, que no se han dado un golpe en la cabeza al caer, etc. Deberían colgar un cartel disuasorio, de esos de NO PISAR LA HIERBA o NO ALIMENTAR A LAS PALOMAS, en todo campus universitario, hermandad, discoteca o local de fiestas, que rezara "NO VERTER TÉ EN LA GARGANTA DE LAS PERSONAS INCONSCIENTES", a falta de un cartelito de "NO TOCAR LOS GENITALES DE PERSONAS INCONSCIENTES", que no creo que fuera muy aceptado entre el puritanismo americano. Pero por algo se empieza.

Tampoco es aceptable, por ejemplo, presentarse con una tetera, cual vendedor de Biblias pesado, en la puerta de alguien que fue a tomar té a tu casa la semana pasada:

Knock, knock.
--¿Hola?
--Hola. TE HE HECHO TÉ.
--Errr… gracias. Eso es… muy bonito de tu parte. Pero la verdad es que ahora mismo no me ap…
--PERO LA SEMANA PASADA SÍ TE APETECÍA, ¿EH?
--Bueno, sí,  pero es que ahora mismo no tengo ganas de…
--CLARO QUE SÍ, ERES BRITÁNICA. LOS BRITÁNICOS SIEMPRE BEBÉIS TÉ. NO INTENTES NEGARLO, MUJER.
--…
  

El otro día Zarza y yo estuvimos pensando en qué pasaría si fusionáramos el lamentable caso Stanford con la analogía del té. Tendríamos entonces la historia de una pobre chica que se despertó con la ropa manchada de té verde y quemaduras de segundo grado en la cara, el torso y la garganta. ¿La causa? Un joven fue descubierto vertiendo dos tazas de té hirviendo en los labios de la víctima inconsciente.
El acusado aduce que él le había comentado que era un gran aficionado y coleccionista de tés y ella había accedido a probar una taza en la fiesta. El único motivo por el que la mujer acabo manchada de té y con el pelo lleno de agujas de pino es que se cayó al suelo. ¡Y es muy difícil que el líquido entre bien en la garganta de alguien que está tumbado! Si al menos se hubiera quedado sentadita con la espalda erguida… En cualquier caso, está muy arrepentido de ello y va a iniciar un ciclo de charlas de concienciación sobre los peligros del alcohol en la comunidad universitaria, bajo el título "No soy yo, es el alcohol". La primera conferencia, "Del vodka al té: una progresión peligrosa", ya ha tenido lugar y ha sido todo un éxito.

Así las cosas, podemos imaginar al abogado defensor del (presunto) agresor haciendo a la víctima preguntas como:
"¿Nació usted en Londres, verdad? ¿No es Inglaterra un país conocido precisamente por el gusto de sus habitantes por el té? ¿Cuántos años lleva usted bebiendo té? ¿Con cuánta frecuencia bebe té? ¿Cómo son las tazas que usa: con mensajes graciosos o motivadores impresos, con dibujitos infantiles o son de marca blanca o publicidad? ¿Cuál es su té favorito? ¿Qué llevaba puesto el día de la agresión?¿No es cierto que en su camiseta aparecía un Tiranosaurio Rex con bombín y una taza en la que se podía leer el texto "Tea-Rex"? ¿Si? Ajá, que conste eso en acta. ¿Y no es té verde lo que encontraron en su ropa manchada?¿Acaso no es verdad que usted habló con mi cliente y le dijo que el té verde era su favorito?¿Pero no ha dicho antes que era el té rojo? ¿Mintió a mi cliente o está faltando a su juramento aquí? Que conste en acta la discrepancia.

El abogado defensor continuaría su alegación diciendo cosas como: "si el té estaba ardiendo es porque hacía mucho frío" y "sí, su enfermera confirmó que había abrasiones e irritación en su boca y garganta, así como quemaduras significativas en el pecho y los brazos, pero eso es lo que ocurre normalmente cuando alguien bebé té."
Y por "alguien", suponemos que se refiere a un mandril. Bebiendo de un colador.

Y hasta aquí la lección de hoy. Que viva el consentimiento y que viva la sana educación sexual –que todavía deja mucho que desear, tanto en EEUU como es España. Pero poco a poco, vamos mejorando. Brindo optimistamente (con té) por ello. 
Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com