Donde la literatura y la maldad se toman un té

viernes, 13 de diciembre de 2013

Sombra y hueso, de Leigh Bardugo

Título: Sombra y hueso
Autora: Leigh Bardugo
«Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en la Sombra, una oscuridad antinatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía. Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte real para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por un individuo misterioso que se hace llamar el Oscuro.»


Esto no tienen nada que ver con la historia, y por supuesto ni ensalza ni desmerecería el contenido de ningún libro, pero… cada vez que leo el apellido de esta buena mujer, mi mente sustituye Bargudo por «barbudo» o por «barrigudo». No puedo remediarlo, me hace mucha gracia cuando los libros tienen autores con nombres tan majos.

En fin, al lío.

Ejemplo de un individuo misterioso y oscuro ò.ó
Esta sinopsis nos proporciona un clarísimo ejemplo de una de las cosas que menos se deberían hacer en una sinopsis, pero que más se hacen. Evidentemente, por supuesto que me estoy refiriendo al «individuo misterioso que se hace llamar el Oscuro». Me pregunto si realmente a la peña le parece misterioso cuando en una sinopsis se dice de un personaje que es misterioso. Para mí que chafa un poco el supuesto «misterio», pero vamos, cada cual a su ritmo. (Por cierto, Oscuro, otro nombre que me hace mucha gracia: en inglés se llama Darkling, que viene de «dark» por supuesto, pero se parece peligrosamente a «darling» [cariño, cariñín], y ahí ya es un empezar a reír y no parar).

Veamos, respecto a la trama. Aparte de típica hasta sobrepasar lo soporífero, la verdad es que no sé muy bien qué más decir (eso y que no tenía ni pizca de gracia, vaya bodrio, con todas las esperanzas que tenía yo puestas en este libro… ya no te puedes fiar ni del género juvenil romántica). Reigh Barbudo, digo Bar… gudo (en serio, me lo he tenido que pensar. Lo mío empieza a ser grave); en fin, que Leigh Bargudo se las ha apañado para llenar camino de trescientas páginas con una larga lista de prototipos y clichés literarios. ¿Del género fantasía?, me preguntaréis. ¡No solo! Esta mujer es una profesional: ha sido capaz de mezclar aventura fantástica con instituto americano. Resulta que, cuando la guardia del Oscuro se lleva a la niña al Pequeño Palacio para entrenarla, Alina aterriza en un modélico instituto americano, con todos los estratificadores sociales que se ocupan de mantener la conveniente distancia de seguridad entre las diferentes clases de maguichuelos, los parias sociales y El Chico Popular E Inalcanzable-así-que-no-te-molestes-en-mirarle(-you-bitch). Una mezcla entre High School Musical y el instituto de Forks, para que os hagáis una idea.

No hay mucho más que decir de la trama: peña intentando matar a la futura salvadora del mundo, paranoias y conspiraciones palaciegas de por medio (pero no demasiado elaboradas, no os asustéis: estas son de las facilitas, para que podáis seguirlas; a veces tan fáciles que incluso resulta difícil creerlas), niña con complejo de inferioridad que se convierte en complejo de mártir (aunque un poco como con flojera, pero bueno), huidas «trepidantes» (¡mentira!, qué más quisierais, seguid soñando, ingenuos). Y bueno, ya os conocéis el percal.


Aquí chi hay núcleo =D
¿Núcleo? Pero ¿qué me estáis contando? Eso pa’ las células, Reigh no necesita de esas cosas. Quién va a querer contar nada cuando puede sencillamente… pues eso, no contar nada. Doscientas camino de trescientas páginas de vacío existencial por parte de todos los personajes. Masacres humanas, guerras entre países, pobreza, estratificación social, cambios radicales en la vida del personaje y hasta en su propio autoconcepto, superficialidad y apariencias, ¡abusos sexuales!; sí, ¿qué pasa con eso? Nah, cosas que existen, y eso. No es importante. La cuestión es… ¿dónde está el Oscuro cuando yo tengo ganas de morbo? ¿Eh, EH?

Autoridad de la voz narrativa… Primero tendríamos que encontrar la susodicha voz narrativa, y luego ya si eso hablarlo. Lo único que se ve en esta novela es una pobre adolescentilla mediocre a la que convierten en princesa por sorpresa, que no sabe absolutamente de nada (pese a formar parte del ejército, como cartógrafa, nada menos. En el ejército, sí, pero no sabe pelear. Alucina, vecina), y que se la pasa arrastrándose por las páginas llenando líneas y líneas con pensamientos y descripciones absolutamente omisibles sin perjuicio para nadie (y para beneficio mío, sin duda). Vamos, que no me lo trago. Tenemos un universo entero del que ir tirando y Reigh no se moja ni la puntita del dedo gordo del pie. Debe de haber decidido de antemano que el agua estaba demasiado fría: nos proporciona los datos asépticos sobre la clasificación de su, oh, interesantísima orden de magos, nos pone un bonito mapa para enseñarnos dónde está el pliegue oscuro ese, un par de nombres con soniquete ruso por aquí y por allá, y que el lector haga el resto del trabajo. Le da completamente igual (o, más probablemente, desconoce por completo) la forma de vida, costumbres, paradigma sociopolítico, historia, y largo etcétera de su mundo inventando. Pobre. Muy pobre.

Vale: los personajes. Retrasados todos ellos, los pobres (qué le vamos a hacer, tiene que haber de todo en la viña del Señor). Alina es una protagonista de lo más descafeinada la mayor parte del tiempo, y un tanto coñazo la parte que nos queda. Sí que hay una cosa que me ha gustado del personaje, aunque por desgracia no está bien trabajada (sorpresa…), y es el conflicto que tiene con lo de sus poderes no manifiestos, y que se resuelve desgraciadamente en un tris en el midpoint de la novela. El resto de personajes casi que dan ganas de no decir nada de ellos (porque realmente no hay nada que decir), pero haré un esfuerzo: Mal es el amor de la infancia no correspondido, ligón y buen amigo de ella (que luego, por cierto, cambia radicalmente de personalidad y de patrón de comportamiento en la segunda mitad de la historia para que la cosa pueda seguir tirando); el Oscuro es el personaje que nos proporciona el indispensable, aunque irrelevante en términos narrativos, morbo para la historia (y eso de que tiene chopocientos años no se lo cree ni su madre, sean los años que sean que tenga la buena mujer [personaje que, pese a haber podido resultar interesante, sencillamente no está desarrollado, así que no se puede opinar: está puesto para sacar a la autora de los atolladeros necesarios y cambiar el curso de la historia sin venir a cuento]). Todos los demás están por eso de hacer bulto y que parezca que la cosa tiene un poco más de sustancia (fail, epic fail); ni siquiera recuerdo el nombre de la amiga, porque no es importante, pero vamos, que sí, se echa una amiga cotilla y dicharachera (¿recordáis a Alice, en Crepúsculo? Pues así). El Aparrat está puesto para confundir y crear «intriga», pero se queda en un «qué demonios pintas tú aquí». Y por otra parte, las voces de los personajes están tan poco definidas que, en el momento en el que empiezan a faltar acotaciones en los diálogos, es un milagro no perderse.

Respecto a los objetivos del personaje principal hay una cosa buena, y es que tiene uno consciente y otros dos inconscientes. Aunque también hay que decir que los inconscientes desaparecen y reaparecen de la noche a la mañana sin que ello le suponga rigurosamente ningún problema al personaje. Y el consciente (salvar el mundo) parece importarle un poco poco en ciertos momentos… El cambio es un sencillo paso de la inconsciencia a la toma de control (más o menos). El Oscuro tampoco anda especialmente mal en cuanto a los objetivos, puesto que también parece tener su parte soterrada de conflicto, pero al final como que la cosa no queda muy clara (evidentemente, ninguno de sus conflictos están convenientemente trabajados, así que el lector tiene que tirar de lo que él o ella sospecha o más bien quiere sospechar).

U.U
Y ahora, la prosa. Bueno, no voy a poder criticar el uso de la lengua como tal, puesto que la versión que me he leído ha sido una traducción amateur que pude encontrar por internet (no especialmente mala, debo decir, así que mi sensibilidad no se vio muy machacada por esta vez). Sin embargo, traducción amateur o no, sí que puedo deciros que a nivel literario está muy mal trabajado: mala selección de elementos en las descripciones, la autora no sabe dónde cortar y callarse, y además toda la historia no es más que una amalgama de escenas innecesarias, explicativas y/o configuradas parcialmente o por completo de puro resumen narrativo sin ningún interés. Esto se nota muy especialmente en la segunda mitad del libro, y con toda la movida de andar corriendo por los bosques: no es necesario, no es interesante, y por tanto la autora no se molesta lo más mínimo, pero aun con todo va la tía y te lo cuenta, cuando lo que debería hacer sería ahorrárselo. La parte que más se salva es sin duda la primera parte de la narración, antes de que Alina sea llevaba al instituto americano con el resto de Cheerleaders, y no es que esté especialmente bien escrito, pero es tolerable y se ajusta a los parámetros del género.

Y hasta aquí la parte «técnica», ahora sólo me queda reírme un rato (atención, spoilers):

- Con dos cojones: los Ravkianos somos bravos, ¿para qué rodear el pliegue este oscuro, lleno de monstruos chungos, chungos de Chungolandia, pudiendo atravesarlo por todo el medio? Y justamente por todo el medio, además, por la parte más ancha, ¡que no se diga!
Por si acaso u.u

- ¡Prendedla!: me encanta cuando Alina se despierta, tras su momento estelar de «mi poder explota», y se encuentra a todo el personal apuntándole con los rifles. «Mmm… esta tía nos ha salvado a todos de una muerte sangrienta y segura. Preparad las armas, muchachos, de fijo que ahora intenta matarnos». Seh, makes sense.

- El amable Fjerdano (Fernando, para los amigos): me encanta este personaje, es un amor. Intenta cargarse a Alina al principio del libro, cuando la están trasladando a la corte a matacaballo. Y, si bien ya la simple intentona hubiera bastado para ganarse mis simpatías, este amable bárbaro de tierras extranjeras y lenguaje no menos extranjero es un caballero y se molesta en informar a la prota, en la lengua de esta, de que va a matarla, para gloria de su patria. Me diréis que no es un amor de tipo, preocupándose por los pequeños detalles, como tener la decencia de informar a su víctima de sus intenciones en una lengua inteligible para ella.

- La repartición del urogallo: me río yo del milagro de los panes y los peces. Aquí, damas y caballeros, una compañía de nada menos que veintidós soldados, más Alina y el Darling, digo Darkling, se reparten entre todos un único urogallo. Alguien debería molestarse en averiguar dónde viven los urogallos que conoce Bardugo y llevar unos cuantos a África: la gente dejaría de pasar hambre bien pronto. Aunque… quizá el milagro no era tan milagro, ahora que lo pienso: si llevaban los veinticuatro toda la semana alimentándose con un solo urogallo para todos al día, el número de bocas por fuerza ya debía de haber mermado considerablemente.

- El Oscuro no se corta ni un pelo: está hablando con Alina, diciéndole no-sé-qué del ciervo ese y va de repente y, a bocajarro y sin aviso, la besa. Y lo peor: la autora te lo pone así tal cual, a bocajarro y sin avisar (y sin venir a cuento, por otra parte). Mejor aún, cuando se separan, él dice: «No era mi intención…» ¡Uy, fue sin querer! Perdona, ¿eh? Ah, no te preocupes, ¡te sorprendería la de veces que me dicen eso en el metro!

- Más vale tarde que nunca: Baghar conoce los planes del Oscuro desde el principio, pero no le apetece informar a Alina al respecto hasta el último momento (deberíamos buscar un nombre para este tópicazo). Es más, lo hace a lo «estoy completamente de la olla y desvarío». Pero oye, tú, que cuela. Alina traga con lo que le digan, no necesita que le demuestren nada. Primero cree al Darling cuando le dice que es bueno, buenísimo, con intenciones muy nobles; luego Baghar le dice que es malo, malísimo y también le parece perfecto… La chica tiene sin duda un firme criterio con respecto al mundo y la gente que la rodea.

- WTF: Alina y Mal, «somos prófugos, huyendo de la justicia y del Darling. Pero es la semana de la manteca, vayamos a echar un vistazo. Seguro que no pasa nada.» Nice. La pena es que no la diñarais en ese momento.
En realidad, esta fue mi primera hipótesis

- Qué cachonda, la niña: Alina sin duda los tiene bien puestos, y una cara dura que lo flipas. Cuando ya están huyendo por ahí por los bosques, sabe que, si los pilla el Oscuro, la esclavizará. Así que decide que, llegado el caso, prefiere morir antes que ser suya (chan chan chan). ¿Decide suicidarse? No, padre. Obliga a Mal a prometerle que, si les atrapan, la matará. Si le falta el valor el pobre chico para matar a la mujer a la que ama, mejor que el peso de la conciencia de haber condenado al país recaiga sobre él. Alina, ahí donde la veis, es una genia: ¡cómo se escaquea, la tía! Por supuesto, Mal no la mata, y ella ni siquiera se plantea la posibilidad de intentarlo (en serio, ni siquiera se le pasa por la cabeza, a pesar de que lleva un cuchillo encima). Además, aunque se le pasase por la cabeza, el Darling la avisa raudo de que, si intenta hacerse daño, él matará a Mal. Ahí se ve muy bien lo alto que está en la lista de prioridades de Alina eso de salvar su país y a su gente…

- Y ya por último, para la historia del final sólo tengo tres palabras: What.The.Fuck? En serio. ¿A cuento de qué?

Chichómetro: raspas de pescado.

Potabilidad: se puede potar, sin duda.

Carcajadas: 3/10

Otras páginas que tienen publicadas críticas o reseñas de este libro, por si os interesa contrastar: Angel-Elixir, Alas de Papel, Paperblog.

9 comentarios :

  1. Wooo! Esto es una reseña dura y todo lo demás es cuento!! Madre mía, si algún día lees mi libro haré sacrificios a los Dioses para que te guste xD

    ResponderEliminar
  2. No quise admitirlo pero tengo que decir que tu blog es genial y que tienes un humor maravilloso que me ha sacado un montón de risas. En serio gracias, me iluminaste el día! Muy buena crítica, la tendré en cuenta ;)

    ResponderEliminar
  3. No quise admitirlo pero tengo que decir que tu blog es genial y que tienes un humor maravilloso que me ha sacado un montón de risas. En serio gracias, me iluminaste el día! Muy buena crítica, la tendré en cuenta ;)

    ResponderEliminar
  4. Vaya, qué sorpresa. No hago más que encontrarme reseñas súper buenas de este libro, tenía la esperanza de que fuera al primero que le disgustara xD

    ResponderEliminar
  5. Siento haber chafado tus ilusiones, Monti =D (¡¡mentira!! muajaja e.e chafar ilusiones ajenas es mi tercer pasatiempo favorito, justo detrás de meter en agua la mano a los niños mientras duermen y decirles a los malos escritores lo mal que escriben e.e!!).

    ResponderEliminar
  6. Hola malas hierbas:
    La verdad esperaba mucho de este libro luego de haber leído que esta escritora era la mejor pluma juvenil actual. Como estarán de mal las otras pobres plumas. Al principio me pareció muy interesante, pero los institutos siempre lo arruinan todo. Y de puro fastidio noté que la pluma es plana y apresurada y...los personajes están horriblemente tratados. Sobre todo la protagonista, no es para nada imaginable, y su personalidad cambia radicalmente cuando a la autora le conviene. Pero lo que mas me fastidiaba era que no dejaba de nombrar lo buena que está la amiga cada cinco minutos y que la envidia. Y el Darkling, puff, y yo que me esperaba un villano decente y malo, pero nada que ver.
    En fin. Muy buena critica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. de las peores reseñas que he leído, me parece que es mala solo por conseguir lectores. "mas polémica"

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com